0

Agua de mar en un cometa

La fuente que dio origen a los océanos de la Tierra ha sido un tema de debate para los astrónomos durante décadas. Estudios anteriores apuntaban que los asteroides podrían haber proporcionado la mayor parte del agua unos 8 millones de años después de la formación del planeta, como un regalo del espacio exterior a un mundo en pañales, pero los científicos han descubierto que otro tipo de impacto espacial pudo haber ayudado a convertir nuestro mundo en la bola azul que conocemos. Por primera vez, astrónomos han encontrado en un cometa, en concreto en el famoso Hartley 2, la misma firma química del agua del océano. Es decir, en esa roca «a propulsión» recientemente visitada por la sonda de la NASA Deep Impact, hay, sencillamente, agua de mar helada. La investigación aparece publicada en la revista Nature.

«La vida no existiría en la Tierra sin agua líquida, por lo que las preguntas sobre cómo y cuándo se formaron los océanos son fundamentales», afirma Ted Bergin, de la Universidad de Michigan. «Es un gran rompecabezas, y estos nuevos hallazgos son una pieza importante». Tras analizar los datos obtenidos por HiFi, un instrumento del observatorio Herschel, sobre el Hartley 2, los investigadores descubrieron que el hielo del cometa tenía la misma composición química que la de los océanos de la Tierra, la misma proporción de deuterio (hidrógeno pesado) en el agua. Es la primera vez que los científicos descubren algo semejante. «Nos sorprendió a todos», reconoce Bergin.

 

Desde el cinturón de Kuiper

Otros seis cometas analizados por HiFi en los últimos años tienen una proporción de deuterio muy diferente, lo que significa que cometas similares no pueden haber sido los responsables de más del 10% del agua de la Tierra. Los astrónomos creen que el Hartley 2 nació en una parte del Sistema Solar diferente de los otros seis. Probablemente, Hartley 2 se formó en el cinturón de Kuiper, un lugar plagado de cometas que empieza cerca de Plutón y está 30 veces más lejos del Sol que la Tierra. Los otros seis objetos estudiados proceden de la Nube de Oort, 5.000 veces más lejos, en los límites de nuestro sistema planetario.

Aunque los asteroides parecen seguir siendo la principal fuente original de proporción de agua a la Tierra, el Herschel ha demostrado que al menos un cometa contiene agua marina. «Los resultados demuestran que la cantidad de material ahí fuera que podría haber contribuido a los océanos de la Tierra es quizás más grande de la que pensábamos», dice Bergen.

Anuncios
0

La lluvia de Dracónidas 2011

La lluvia de meteoros que se producirá el sábado podría tener una tasa de actividad inusualmente alta, pero el brillo de La Luna, el pequeño tamaño de los meteoroides y su baja velocidad dificultarán su observación, ha informado el Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC).

La lluvia de Dracónidas 2011, que recibe ese nombre porque parece radiar de la constelación del Dragón, se produce cuando la Tierra se encuentra con rastros de polvo (meteoroides) generados por el cometa 21P/Giacobini-Zinner al acercarse éste a las regiones interiores del sistema solar.

El IAC indica en un comunicado que algunas predicciones hablan de máximos en torno a 600 u 800 meteoros por hora, y explica que el máximo de la lluvia se prevé que sea entre las 17 y las 22 horas del sábado.

Añade el IAC que cuando un cometa se acerca a su perihelio o punto más cercano al Sol en su órbita alrededor del astro, su núcleo, formado por hielo y rocas, se sublima debido a la acción de la radiación solar y genera las características colas de polvo y gas.

La corriente de partículas resultante se dispersa por la órbita del cometa y es atravesada cada año por la Tierra en su recorrido alrededor del Sol.

Durante este encuentro, las partículas de polvo se desintegran al entrar a gran velocidad en la atmósfera terrestre, creando los conocidos trazos luminosos que reciben el nombre científico de meteoros.

Según los modelos actuales, el sábado próximo la Tierra atravesará varias nubes de polvo producidas por el cometa entre 1873 y 1907.

Fuente:ABC

0

Las antenas de ALMA comienzan a explorar el Universo

Los astrónomos han presentado las primeras imágenes captadas por la red de radiotelescopios ALMA (Atacama Large Millimeter/submillimeter Array), que se está construyendo en el de desierto de Atacama (Chile), fruto de la colaboración entre Europa, Norteamérica y Japón, . ALMA ha comenzado sus operaciones científicas este fin de semana, tras la instalación de 16 de las 66 gigantescas antenas de la que consta el proyecto. Cuando esté en marcha totalmente, un nueva nueva ventana, que capta ondas, permitirá asomarse más lejos y viajar más atrás en el tiempo del Universo.

Sus patrocinadores así han dado el ‘pistoletazo de salida’ a una instalación que se quiere que esté terminada para el año 2013, si todos cumplen sus compromisos. Por parte europea, la financiación parte del Observatorio Austral Europeo (ESO), que tiene que instalar 25 de las antenas.

“Incluso en esta fase tan temprana, ALMA ya supera a todos los conjuntos submilimétricos que existen. Alcanzar este hito es un homenaje al notable esfuerzo de muchos científicos e ingenieros de regiones de todo el mundo asociadas con ALMA, quienes hicieron esto posible”, ha señalado Tim de Zeeuw, Director General de ESO, el socio europeo en ALMA.

ALMA es el resultado de la fusión de tres proyectos astronómicos: el Millimeter Array (MMA) de los Estados Unidos, el Large Southern Array (LSA) de Europa, y el Large Millimeter Array (LMA) de Japón. Su conjunto principal ocupará una gran área de 5.650 metros cuadrados en la que habrá 54 antenas de 12 metros de diámetro y otras 12 de siete metros. Su función: captar y concentrar las ondas de radio submilimétricas que llegan desde el Cosmos y que han emitido los astros desde su origen.

Todas las antenas estarán conectadas por 15 kilómetros de fibra óptica, a través de la cual los datos llegaran a los astrónomos.

Formación de planetas

Cuando las 66 estén en marcha y funcione como un único telescopio, será el observatorio terrestre más grande que se haya construido, y no sólo ayudará a acercar a la Tierra momentos de la formación de los planetas y las estrellas que ocurrieron hace miles de millones de años, sino podría captar el momento del origen del Universo, la gran explosión o Big Bang.

Una de las últimas en llegar hasta el llamado Llano de Chajnator, a 5.000 metros de altitud, ha sido una antena de siete metros de diámetro europea, en pasado mes de julio, cuya estructura de hierro, como la de las otras 25 que tendrá que aportar el ESO, ha sido fabricada en España.

Jordi Cepa, del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC) es uno de los investigadores españoles que ya ha solicitado tiempo de observación en ALMA. Su propuesta es para observar galaxias muy lejanas y medir su contenido en gas molecular, del que se forman las estrellas, y comprobar si son diferentes de las que están más próximas a la Tierra. Hasta ahora, es muy complicado conseguir datos muy fiables de ese gas.

Instalación única

“Cuando esté en pleno rendimiento, será una instalación única, tanto por su enorme capacidad, como por su resolución, que será mejor que en los telescopios ópticos, y su sensibilidad, dado que a esa altitud la atmósfera es muy transparente”, asegura el investigador.

De momento, los proyectos científicos que se pongan en marcha desde este fin de semana servirán para probar el observatorio en unas condiciones reales de trabajo. Se estima que los astrónomos de todo el mundo ya han pedido 10 veces más tiempo de observación del que habría disponible, lo que aventura una tremenda criba científica. “Ahora aún hay otros observatorios con una capacidad similar, pero cuando estén las 66 antenas no habrá otro equivalente”, afirma Cepa.

De momento, no se espera que la actual crisis económica afecte a este proyecto internacional, dado que ya está adjudicada la contratación de todas las antenas en varios países.

Menos certeza hay sobre lo que ocurrirá con el E-ELT, el gran telescopio óptico que ESO también quiere construir en Chile. Por lo pronto, su diámetro de 42 metros ha sido reducido a 38 metros, un ‘tijeretazo’ que abarata el proyecto, aunque también le resta capacidad de observación. Aún así, los astrónomos confían en que no ‘encoja’ más en los años que restan para su puesta en marcha.

De momento, cinco primeros proyectos españoles contarán con tiempo de observación en esta instalación. Es el 18% del tercio de tiempo que corresponde a Europa, un porcentaje muy aceptable, según los expertos, dado qeu sólo se han acpetado un centenar para los primeros nueve meses de Ciencia Inicial. En total, se presentaron más de 900 propuestas por astrónomos de todo el mundo en los últimos meses.

Los proyectos ganadores fueron seleccionados en base al mérito científico, la diversidad regional, y su relevancia para el logro de las grandes metas científicas de ALMA.

Los cinco proyectos españoles son: la búsqueda de huellas de la formación de estrellas en el núcleo NGC1068 (Santiago García-Burillo, del Observatorio Astronómico Nacional); la observación en la nebulosa ‘Rectángulo Rojo’ de su disco ecuatorial (Valentín Bujarrabal); el estudio de la zona de formación de polvo en IRC+10216 (de José Cernicharo, del Centro de Astrobiología); el estudio de las tasas de formación estelar (Antonio Usero, del OAN); y el etudio de las condiciones físicas para la formación de planetas: el caso de T Cha (de Nuria Huélamo, del Centro de Astrobiología).

Fuente: El mundo

0

El 8 de noviembre de 2011 se acercará un asteroide de 400 metros a nuestro planeta

Un asteroide cercano a la Tierra llamado 2005 YU55 -incluido en la lista de las rocas espaciales potencialmente peligrosas para la Tierra- ha sido observado por el Telescopio Arecibo de Puerto Rico el pasado 19 de abril, cuando estaba alrededor de 1,5 millones de millas de la Tierra, seis veces la distancia de nuestro planeta a la Luna, según ha explicado Michael Nolan, director del observatorio. Ha sido una oportunidad única de ver la cara a esta amenaza espacial, ya que tiene un brillo muy débil y es muy difícil de detectar.

El asteroide, descubierto en 2005, mide 400 metros y un cuarto de milla de longitud, aproximadamente el doble de grande de lo que se había estimado previamente. El objeto se encuentra en la lista de asteroides potencialmente peligrosos mantenida por el Minor Planet Center, del centro de astrofísica Harvard-Smithsonian en Cambrigde.

Sin embargo, la roca no resulta tan peligrosa para la NASA. Los astrónomos consideran que no hay posibilidad de impacto contra la Tierra en los próximos cien años, por la que la retiró de sus archivos de riesgo mantenidos por su programa de vigilancia de objetos cercanos a la Tierra (NEOS, por sus siglas en inglés) del Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL). Ahora es un momento perfecto para conocer con más exactitud su posición y poder ajustar sus cálculos orbitales, para asegurarnos de que no se producirá un desagradable encuentro en el futuro.

Después de rodear el Sol, 2005 YU55 se aproximará a tan sólo 304.730 kilómetros de la Tierra el próximo 8 de noviembre de 2011, lo que significa que pasará entre nosotros y la Luna, una de las aproximaciones más cercanas de cuantas estén previstas para un futuro próximo. En esa ocasión, según los astrónomos, no habrá riesgo de colisión. El presidente norteamericano, Barack Obama, ha propuesto que la iniciativa de la NASA para detectar asteroides incremente su presupuesto de 3,7 millones de dólares en 2009 a 20,3 millones en 2011, lo que indica la preocupación del gobierno estadounidense por estos peligros llegados del espacio.

Fuente: abc

Mas sobre esta noticia: El Informador

0

“Elenin” el famoso cometa, la Tierra y el Sol por fin alineados

Día 27. El «día D». El cometa Elenin está alineado con la Tierra y el Sol. Podría trazarse una línea recta que tocara a la vez los tres cuerpos celestes. Es la señal, para los apocalípticos y amigos de los rumores sin fundamento, del comienzo de una oleada de muerte y destrucción. Erupciones masivas, grandes terremotos, tsunamis, llamaradas solares como rayos de un dios justiciero… Con la excepción de las tormentas solares de estos días -que, de momento, lo único que han provocado son bellas auroras boreales- no ha habido ningún gran desastre, ninguno más allá de lo habitual, y el mundo sigue, mal que bien, su ya de por sí dificultoso camino. En realidad, la principal víctima es el propio Elenin. Consumido por la radiación solar, el cometa se está desintegrando y es probable que pronto se reduzca a la nada. Esa es la catástrofe. No hay más.

A unos 50 millones de kilómetros de distancia, el Elenin se acerca a la Tierra a casi 90.000 kilómetros por hora y se espera que su máxima aproximación a nuestro planeta se produzca el 16 de octubre. Pero es hoy, ya alineado con la Tierra y el Sol, cuando su presencia resultaba más inquietante. Algunos «científicos» (entre ellos Mensur Omerbashib) afirmaban que cuando se producen ciertas alineaciones astronómicas la Tierra sufre seísmos de magnitud superior a 6 por un supuesto «fenómeno de magnificación de la resonancia». Otros creen que este cometa es Niburu, un planeta desconocido del Sistema Solar que pasa cerca cada miles de años causando grandes desastres y extinciones masivas. El cometa da para todo tipo de leyendas y teorías a cada cual más asombrosa.

 

Pequeño y débil

La NASA publicó en agosto un comunicado poniendo las cosas en su sitio. Para empezar, el cometa, procedente de la nube de Oort, una remota región del Sistema Solar, solo tiene 3,5 kilómetros de diámetro. Es demasiado pequeño como para alterar la órbita de un planeta o provocar terremotos. Y no lo vamos a tener más cerca de 35 millones de kilómetros de distancia. No existe razón para la alarma ni hay forma alguna de que perjudique a la Tierra.

En realidad, el cometa Elenin es tan débil que se está desintegrando. Imágenes tomadas por astrónomos aficionados revelan que cada vez brilla menos, lo que significa que ha salido muy perjudicado de su máxima aproximación al Sol. El cometa ha perdido cohesión y sus posibilidades de supervivencia son muy escasas. Es muy probable que no vuelva a acercarse al astro rey.

Fuente: ABC