0

Caracteristicas de un adulto indigo

  

Los niños de aura azul han crecido dando paso al surgimiento de adultos muy especiales, que por desconocimiento no logran comprenderse a sí mismos ni menos adaptarse al sistema. ¿Perteneces a este grupo?

En las últimas décadas hemos escuchado hablar de los niños índigo, cuyos nacimientos aumentaron en número hace más de 20 años. Una especie de “raza” cuya misión es luchar contra el sistema establecido. “Se les denomina índigo porque su aura contiene una gran cantidad de color azul índigo, el color de la intuición y la espiritualidad.” Después de la Segunda Guerra Mundial empezaron a nacer índigos, aumentó su número en los años 70 y se hizo un fenómeno más masivo en los años 80”, explica la sicóloga Esther Morales León, quien es miembro del equipo de Niños Indigo de Chile.

Pues bien, a estas alturas muchos de los pequeños ya se instalaron en la vida adulta, la mayoría sin siquiera saber si pertenecen a este grupo y, por consiguiente, sin llegar a entenderse. Un tema que para ellos resulta clave. “Su tarea es aceptarse, valorizarse y encontrar su particular misión en la vida, haciendo uso de todos los talentos que tienen y de su elevado nivel de conciencia, para ser un real aporte a la evolución planetaria”, plantea la experta, quien nos ayuda a dilucidar qué adultos se ajustan a estas características. Idealistas, perceptivos, rebeldes…

El adulto índigo se caracteriza por:

1- No encaja: El índigo es una persona muy sensible, inteligente y creativa, disfruta haciendo cosas, tienen profunda empatía por otros, pero también intolerancia ante la estupidez; puede tener problemas con el enojo y la ira. Se siente diferente a la masa, no encaja, le cuesta adaptarse, es modelo para otros. Se resiste ante la autoridad y el sistema laboral jerárquico, prefiere esfuerzos cooperativos, posiciones de liderazgo o trabajar solo. 

2- Ha tenido experiencias psíquicas: Nos referimos a premoniciones, ver ángeles o fantasmas, experiencias fuera del cuerpo, escuchar voces. Al poder conectar con otras dimensiones, pueden ver el aura, percibir la energía de personas y lugares, soñar o saber cosas que ocurrirán en el futuro, adivinar el pensamiento, tienen amigos imaginarios, ver elementales, ángeles, seres desencarnados, etcétera.

3- Ligados a lo espiritual: Busca el significado de su vida y comprensión del mundo a través de religión o espiritualidad, grupos y libros de autoayuda. Quieren mejorar el mundo: Siente un ardiente deseo de hacer algo para cambiar y mejorar el mundo, pero puede tener problemas para identificar su camino. Tiene problemas con los sistemas que considera ineficientes, como por ejemplo, político, educativo, médico y legal.

4- En la infancia: Tiene una clara conciencia de sí mismo, es muy perceptivo e intuitivo, trae una sabiduría innata, desarrolla el pensamiento abstracto desde pequeño, es dotado y/o talentoso, soñador y visionario.

5- Creativo: Aprende de manera reflexiva y no repetitiva cosas diferentes, pero cuando tiene suficiente conocimiento, los dejan por aburrimiento. No comulga con el sistema escolar actual, es rebelde a las normas y estructuras, tiene dificultades con la disciplina y la autoridad, no responden a mecanismos de culpa, quieren buenas razones. 

6- Hipersensible: Poseen una gran sensibilidad por la naturaleza, y mucha conexión de tipo espiritual, probablemente se le diagnosticó como niño con síndrome de déficit atencional con y sin hiperactividad.

7- No a la mentira: Le desagrada la mentira y la falsedad, tienen un desarrollado sentido de justicia, son sanadores, hipersensibles visual, auditiva y kinésicamente, se conectan con la otra dimensión, pudiendo ser videntes o perciben una realidad que otros no ven. Wendy Chapman, la experta norteamericana autora de varios libros relativos al tema, aporta otros detalles, basándose en sus investigaciones. Son inteligentes, aunque tal vez no hayan tenido las mejores notas. Siempre necesitan saber por qué; especialmente, por qué se les está pidiendo que hagan algo. Les disgustaba y quizás incluso odiaban gran parte del trabajo repetitivo y obligatorio de la escuela. Eran rebeldes en la escuela en cuanto a que se negaban a hacer la tarea y rechazaban la autoridad de maestros o querían realmente rebelarse pero no se atrevían, generalmente debido a presión de los padres.

Es posible que hayan experimentado depresión existencial temprana y sentimientos de impotencia. Estos últimos pueden haber ido de tristeza a desesperación total. Sentimientos suicidas durante la secundaria o antes no son inusuales en el índigo adulto. Tienen dificultades en empleos dedicados al servicio. Los índigos se resisten ante la autoridad y el sistema laboral jerárquico. Prefieren esfuerzos cooperativos, posiciones de liderazgo o trabajar solos. Pueden ser extremadamente sensibles en lo emocional, incluso llorando ante el menor motivo (sin protección). O pueden ser lo opuesto y no mostrar ninguna expresión de emoción (protección completa).

Sienten frustración o rechazo hacia el tradicional “sueño americano” (trabajar 8 horas, matrimonio, 2,5 hijos, casa con cerco blanco, etcétera). Tuvieron pocos o ningún modelo índigo a imitar. Pueden ser sensibles a la electricidad: relojes no funcionan o lámparas se apagan cuando caminan por debajo de ellas, equipos eléctricos funcionan mal o se queman lamparitas. Son muy expresivos sexualmente o pueden rechazar la sexualidad por aburrimiento o con la intención de lograr una conexión espiritual más elevada. Pueden explorar tipos alternativos de sexualidad. Buscan el significado de sus vidas y comprensión del mundo. 

Cómo vivir como un índigo
  

En medio de un mundo que no los entiende y al ser criados por padres que no saben cómo tratarlos -que confunden su forma de ser con hiperactividad o inadaptación al sistema-, las potencialidades de los índigos se ven algo transgredidas. “En general las características se mantienen toda la vida, sin embargo, las condiciones paranormales se van perdiendo por efectos de una educación muy racional o porque la persona teme ser incomprendida o malinterpretada”, plantea Morales.

Tanto para los padres de un niño índigo como para quienes lo son, vale la pena entender que desde pequeños se les debe escuchar, valorar y respetar, nunca forzarlos a hacer cosas que no quieren. “Se deben negociar las normas, ponerlos en colegios donde se les permita desarrollar su individualidad, facilitarles libros de acuerdo a su área de interés, darles alimentos y bebidas naturales”. En vez de medicarlos para solucionar “problemas” con ellos, como es muy común, hay que optar por medidas que se ajusten a su esencia. Responden excelentemente a las terapias energéticas, a los remedios naturales, la homeopatía y les hacen muy bien los alimentos y bebidas naturales, sin aditivos químicos, colorantes y azúcares.

Se benefician del contacto con la naturaleza y prácticas como el yoga, tai chi y les encanta el reiki”. Hay un aspecto clave “si un índigo encuentra el equilibrio, puede convertirse en un individuo muy fuerte, sano y feliz”.

Niños índigos y cristal estos niños son seres de luz que vienen por amor a manifestar la luz y su misión para ayudarnos a evolucionar. Seres casi ángeles en misión de paz, que abren su corazón para despojar a la humanidad del dolor y el olvido de sentirse alejados del padre. Amor incondicional que desbordan para irradiar por el mismo universo. Embajadores de una nueva tierra que expresan sus ganas de vivir en paz , amor y unidad.

Fuente: http://www.evolucionconsciente.org

4

Nuestro Hogar

nuestrohogar¡Hola!

Hoy quiero compartir con todos una hermosa película. No se si sea la mejor que he visto, pero sin lugar a dudas sí la que mas me ha tocado.

No importa cual sea tu creencia o religión, esta película es muy especial y se que llenara tu alma de palabras y sentires.

Al principio puede resultar un poquito extraña, no la quites, estoy segura de que no te arrepentirás.

“Nosso Lar” esta basada en un libro escrito por Fransisco Cândido Xavier (Chico Xavier) quien fue el mas grande Medium de Brazil. Este libro narra las vivencias que Luis Andrés (un conocido doctor llamado Carlos Chagas) tuvo después de su muerte en 1934.

Es interesante resaltar que el Chico Xavier jamas admitió ser el autor de ninguno de sus libros, afirmando siempre que escribía solo lo que los espíritus le pedían. Por ese motivo, Chico no recibió dinero producto de la venta de sus mas de 400 libros, sino que donó todos los derechos de autor a diferentes instituciones sin ánimo de lucro.

Por favor, no juzgues la procedencia ni la persona que transmitió estos conocimientos, solo abre tu corazón y recibe…

Amor y luz,

@Shedsenn

3

Ser feliz en espíritu

El siguiente escrito tiene muchas supuestas fuentes, las dos mas sonadas son Lakota Sioux y un gran abuelo de los Indios Hopi. No se cual sea la real y la verdad es que no tiene relevancia. El mensaje es grande, profundo, intenso y hermoso… con eso me es suficiente. Espero les gueste y les llegue tanto como a mi. Namaste -SH

VIDAESPIRITUAL“No basta con que el hombre sea feliz en su carne, sino que debe ser feliz en su espíritu. Porque sin felicidad y fuerza espiritual la vida es engañosa. Sin buscar las cosas del espíritu, la vida se vive a medias y está vacía. Por vida espiritual no quiero decir el apartarse una hora de un día para estar en adoración, sino buscar las cosas del espíritu cada hora de cada día.

Les pregunto: Qué hizo esta gente para encontrar iluminación y fuerza espiritual? Sólo se dedicaron a una vida que tenía poco mas que trabajar? Se les dio la oportunidad cada día de sus vidas– tal como a Uds. les será dada la elección de buscar la fuerza del espíritu o resignarse a una vida de trabajo sin significado. El resultado es siempre el mismo: sepulcros olvidados y sueños olvidados, de olvidadas gentes. No es importante lo que alguien recuerde, sino alcanzar a Dios y sostener una posición positiva del Espíritu que mueve todas las cosas, trayendo la conciencia del hombre mas cerca del Creador.

No basta con buscar las cosas del espíritu a un nivel personal. Es egoísta hacerlo así, y quienes buscan lo espiritual sólo para si mismos no están buscando cambiar al espíritu que se mueve a través de los corazones de los hombres. Ellos están escapando, eludiendo su responsabilidad, y usando su conocimiento para su propia glorificación. Un hombre espiritual debe trabajar por un principio, por una causa, por una búsqueda mucho mayor que la glorificación de si mismo, para cambiar el espíritu que dirige a los hombres hacia su destrucción.

Intentar vivir una vida espiritual en la sociedad moderna es el camino mas difícil que se puede recorrer. Es un camino de dolor, aislamiento y pruebas de fe. Pero es el único camino que puede hacer nuestra Visión una realidad. La verdadera búsqueda en la vida, es vivir la Sabiduría de la Tierra dentro de los confines del hombre. No hay iglesia ni templo que necesitemos para encontrar la paz, porque nuestros templos están en la naturaleza. No hay líderes espirituales, porque nuestros corazones y el Creador son nuestros únicos líderes. Nuestro número es reducido, porque pocos hablan nuestro lenguaje o comprenden las cosas que vivimos. Así , recorrimos solos nuestros caminos, porque cada Visión, cada búsqueda, es única para cada individuo. Pero debemos caminar en la sociedad, o nuestra Visión morirá. Porque un hombre que no vive su visión, está viviendo su muerte.”

0

¿Por qué no recordamos lo que hicimos en la otra vida?

Son varias las respuestas inmediatas que se pueden dar, por ejemplo: ¿Cómo voy a recordar cosas que yo no hice sino que las hizo otra personalidad? O, si no recordamos muchas cosas que han ocurrido no hace mucho tiempo y menos aún las de la infancia, ¿cómo vamos a recordar lo que hicimos hace más de mil años?

Pero hay hechos curiosos que demuestran que hemos vivido en otras épocas. Uno de ellos fue el caso de un mendigo muy mayor que en un momento de delirium habló una lengua que desconocía; otro fue el de una niña que, yendo con sus padres se fijó en otro hombre y dijo que él era su padre (se comprobó que esa niña había muerto como niña no hacía muchos años siendo su padre el que ella decía). En estos casos los niños renacen utilizando sus anteriores cuerpos de deseos y mental, y por eso tienen más fácil el recordar.

Otro caso sería el de una persona puesta en trance que también habló un idioma antiguo de los países del Este. Sin embargo, hay un hecho en el cual no muchas personas se ponen a pensar, y es que, como ya dijimos, renacemos con una serie de habilidades (como muchos genios lo han demostrado a través de la historia) que, aunque no recordamos cuándo las adquirimos, lo cierto es que están ahí y no son de la vida presente.

Tenemos varias clases de memorias: la memoria normal a la que tenemos acceso y la memoria subconsciente donde están guardados muchos hechos y pensamientos que creamos, que nos vienen o que captamos por afinidad, y todo lo que se va grabando en el átomo-simiente en forma de película. Estas dos clases de memoria (consciente y subconsciente) están relacionadas con las experiencias de esta misma vida.

Pero hay una tercera memoria llamada supra-conciencia, que es donde están guardadas todas las facultades y conocimientos adquiridos en las vidas anteriores. Esta supra-conciencia está en los mundos del Espíritu y a veces se manifiesta en forma de intuición, conciencia, carácter interno que se muestra en los pensamientos, e incluso como aliciente o impulso del Espíritu para actuar en determinada línea.

En realidad y, aunque no recordemos el pasado, todo está guardado; es más, en muchas ocasiones nos vienen hechos a la cabeza que no reconocemos o tenemos vislumbres de otras cosas que, aún sin saber de dónde proceden, sabemos que es algo relacionado con nosotros. Lo mismo que en un momento dado no recordamos algo de nuestra propia vida y en otro momento de relajación mental o sensibilidad cerebral si lo hacemos. También ocurre que las personas que son muy mayores y han llevado una vida pura pueden percibir hechos de otras vidas en esos mundos espirituales.

No olvidemos que el Yo ha estado presente en todas esas vidas y esa memoria del pasado está a su alcance, el problema es que no puede hacernos conscientes, entre otras cosas porque nuestros vehículos no son los mismos ni pueden responder a tan altas vibraciones. Es decir, si no estamos lo suficientemente desarrollados como para ver los mundos invisibles, ¿cómo vamos a estarlo para percibir lo que hay en el propio Mundo del Espíritu? Sólo cuando a través del renacimiento hayamos purificado o elevado nuestros cuerpos, estaremos preparados para recibir las impresiones que el Espíritu nos pueda enviar.

Por otro lado, las neuronas y moléculas cerebrales están relacionadas con la memoria consciente de los hechos que nos rodean y con la conexión de la personalidad (yo inferior) con el Ego; ni existían antes de nacer ni existirán una vez que se desintegre el cuerpo.

La memoria está íntimamente unida al hombre, pero el eslabón que une la memoria o el cerebro de una vida con otra es el Yo superior, el pensador que conecta con la personalidad para informarla e iluminarla. Como consecuencia, se entiende que si no se eleva la personalidad hacia su verdadero Yo, no puede haber conexiones entre las memorias de las diferentes vidas. El día que la propia purificación del hombre elimine las barreras, existentes entre el yo inferior y el superior, ya no habrá separación entre las memorias.

Mientras tanto y sabiendo que el cerebro de hoy no es el que utilizarán las otras personalidades en el futuro, tendremos que conformarnos con trabajar para el desarrollo espiritual hasta que comencemos a percibir en nuestra conciencia algún vislumbre de las vidas pasadas como efecto de nuestro propio esfuerzo y desarrollo.

La razón, el discernimiento, la memoria, las ideas elevadas, la intuición y la voluntad son aspectos del rayo que el Ego envía al cerebro y que, haciendo vibrar las moléculas de las celdas nerviosas, se modifican según su capacidad de transmisión y sus condiciones físicas.

De cualquier forma y, aunque se quieran dar muchas explicaciones o se quieran poner muchos ejemplos como el de un campesino que sin estudiar y sin haber viajado hablaba hebreo cuando estaba sonámbulo, de nada servirá ante el incrédulo y materialista.

¿Es que por el hecho de no recordar lo que hicimos en los primeros meses o años de nuestra vida no los vivimos? Si los escépticos materialistas no creen ni en la existencia del Alma ni en la de los otros mundos, ¿cómo van a creer que nosotros, después de pasar por el Purgatorio y el Cielo (simbólicamente dicho lo que se presenta en el proceso del fallecer), eliminamos la memoria de la vida pasada y sólo recogemos la esencia de sus experiencias?

Claro que más de una persona irá más lejos y se preguntará que porqué tenemos que sufrir por algo que presuntamente hicimos. Lo cierto es que las Leyes de Dios son sabias y actúan como tales, porque si recordáramos lo que hicimos hace, por ejemplo, ocho o diez vidas, y las cosas que hicimos entonces, no nos beneficiaría nada; como tampoco nos beneficiaría el saber que determinadas personas de nuestro entorno nos hicieron otras cosas que no nos gustaría saber.

No recordaremos las vidas pasadas hasta que no estemos en un grado tal de desarrollo espiritual que no nos pueda afectar por muy duras que sean las imágenes de lo que hicimos o fuimos.

Esas deudas del pasado se van liquidando poco a poco como karma maduro y es preferible ser ignorantes de ellas. Es más, si supiéramos cuáles fueron nuestras horribles actuaciones sabríamos cuándo las deberíamos pagar y, al ver el castigo que nos viene encima, nos hundiríamos y no seríamos capaces de hacerle frente.

Si no recordamos ni conocemos lo que ocurrió en el pasado tampoco podemos saber lo que queda por venir, es decir, no sabemos lo que hemos aprendido en el pasado ni tampoco lo que nos queda por aprender en los futuros renacimientos. Sin embargo, si tenemos un medio en que basarnos para actuar en el futuro pensando a su vez en el pasado y así intuir lo que hemos podido hacer, este medio es la conciencia. La conciencia, la Voz del Espíritu nos advierte para que no cometamos errores en el futuro, nos aconseja a la hora de tomar decisiones, nos amonesta cuando hemos hecho algo malo, etc., y todo basándose en lo que este Espíritu sabe que hemos hecho en el pasado.

Cuando una persona conecta con un verdadero Maestro o Hermano Mayor y lleva a cabo los ejercicios encomendados por ellos, despertará la clarividencia y el poder de salir conscientemente del cuerpo físico para leer en el éter reflector sólo, aproximadamente, hasta la vida anterior. Pues bien, a partir de ahí se puede preparar para leer en la Memoria de la Naturaleza que se encuentra en la región arquetípica del Mundo del Pensamiento.

Francisco Nieto

0

Los registros Akashicos

El Universo es energía y vibración, y es mucho más complejo de lo que nosotros percibimos tridimensionalmente, ya que existen otros planos donde las coordenadas de tiempo y espacio se juntan para formar el infinito o la eternidad.

En toda esa lógica está nuestro pasado, presente y futuro, en un eterno ahora. Toda esa información personal, social e histórica de la humanidad, como de otras realidades vivientes en este planeta, se encuentran grabadas en una especie de “base de datos” llamada Registros Akáshicos, a la que sólo tienen acceso aquellos que por su misión o estilo de vida que buscan la superación, no sólo en el plano personal y mental, sino del planeta y del Universo mismo. En La Biblia a esto se le denomina “El libro de la vida”.

¿QUÉ SON LOS REGISTROS AKASHICOS? El Akasha, en sánscrito, es el archivo de todas las experiencias del alma: pasado-presente y futuro, (teniendo en cuenta que el tiempo y el espacio son simbolismo de la tercera dimensión que no atañen al Alma). Es el registro del viaje del alma, desde su comienzo y contiene todas las posibilidades de su desarrollo futuro. El Registro Akáshico es el Libro de la Vida, del que hablan las religiones, es la mente fotográfica de Dios, hoy disponible para la Humanidad. La información sobre estos registros se pueden encontrar en el folklore de los pueblos más antiguos, en las parábolas y en todos los Nuevos y Viejos Testamentos. Se remontan al menos, hasta los Semitas, e incluye a árabes, asirios, fenicios, babilonios y hebreos. Entre toda esta gente, existía la creencia que había una clase de tabletas celestiales que contenían la historia de la humanidad, tanto como una forma de información espiritual.
Él mismo se encuentra en custodia de los seres de luz que se llaman Kumaras (Guardián), son los Guardianes del Registro Akáshico. En el ocultismo designa una galería de cuadros cósmicos y registros de todos los pensamientos, sensaciones y acciones desde comienzos del mundo. En el Akasha o libro de la vida, se encuentra la información de todas las posibilidades que tiene el alma para su desarrollo futuro.
En él está guardada la verdadera razón de su encarnación en la tierra. En estos registros se encuentran todas nuestras vivencias en cada una de las encarnaciones que hemos tenido desde los comienzos, quiénes fuimos, porqué elegimos ser quienes somos en esta vida presente, etc. A través de las distintas vidas vamos experimentando las virtudes de la espiritualidad sobre lo físico, hasta que así logramos dominar la materia y ponerla a nuestro servicio y que no sea al revés. Todos estos ir y venir de las distintas vidas quedan registrados en el libro de la vida o Registros Akáshicos; pero por una cuestión de autoconservación el ser borra su memoria para no terminar autodestruyéndose con recuerdos quizás no muy buenos ni santos; razón por la cual este registro guarda muy celosamente dicha información.

LEER LOS ARCHIVOS.

Una consulta de los Registros Akáshicos consiste en la apertura de los registros del Alma permitiendo que la información que proviene desde este profundo nivel espiritual sea develada. Con la lectura de los Registros Akashicos se obtiene la claridad suficiente para profundizar y comprender las cosas más complejas de nuestra vida. Ya que se obtiene la información que el alma necesita transmitir, y que generalmente se encuentra velada. Los registros Akáshicos se realizan con apertura del Akash, que es el libro álmico donde esta escrita cada una de las encarnaciones que, a través de los tiempos, desde que nos desprendimos del Uno hasta que retornamos a Él, quedan registradas allí. En nuestro Registro encontramos memoria celular donde se encuentra todo: recuerdos felices y no felices, inconsciente y todo lo que llamamos aprendizaje de vida. Esto permite ver que cosas en la actualidad nos suceden, se reiteran sin saber porqué y no nos permiten avanzar. Los orígenes de estas reiteraciones pueden referirse a aprendizajes que no han sido terminados de asimilar en esta u otras encarnaciones. Al conocer mas de nosotros mismos, como ser cósmico universal, a través de los registros akashicos podremos comprometernos mas con nuestro propio Ser, descubrir nuestra misión y nuestro plan de existencia como espíritu inmortal. Hacerse una lectura de registro akáshico implica tomar conocimiento con todas aquellas experiencias que pueden servirnos para desarrollarnos en el aquí y ahora, tomar contacto quizás con lo que eventualmente pudiéramos no estar haciendo para evolucionar y así poder corregir la marcha. Es una oportunidad única de reorientar nuestra alma a nuestro verdadero camino limpiando el campo vibracional, y alivianando el karma que quizás no nos permite avanzar. A través de los Registros Akáshicos se puede leer, como en un libro abierto, la totalidad de nuestras vidas: pasado, presente y futuro. Todo coexistiendo en un mismo plano y abarcando todos nuestros pensamientos, emociones, aprendizaje, luz y sombra. A través de su lectura, entonces, buscamos conocernos más. Intentamos ver cuáles son los «patrones de comportamiento» que nos hacen sentir separados de nuestra propia Vida. Podemos ver cuando empezaron esos «síntomas de separación» y podemos descubrir como a veces desde nuestra misma gestación hemos recibido patrones extraños (pensamientos de nuestra madre, de nuestro padre, de nuestro entorno), que nos afectaron psíquicamente haciendo que hoy en día nuestra percepción de las cosas sea como la de ellos, teniendo dificultad al determinar nuestros verdaderos sentimientos o pensamientos con respecto a las cosas.

 

CÓMO LEERLOS

Hay personas que por sí mismas, a través de la meditación, esfuerzo o sencillez, alcanzan descubrir parte de sus registros Akáshicos, pero la mayoría necesitamos de guías, de personas que están en un plano más elevado y que nos ayuden a reconciliar y armonizar todos los estratos de la sociedad, la ciencia, la filosofía, las religiones, las artes y la solidaridad humana. Para leer los Registros Akáshicos se necesita una intensa preparación espiritual que puede ser lograda por quién se lo proponga. A veces el consultante recibe información de alguna de sus vidas pasadas, otras veces no, lo que puede o no ser relevante…lo más importante, es que la persona aproveche los mensajes recibidos, como una guía y orientación para resolver sus conflictos.

Una lectura de los Registros Akáshicos puede movilizarnos profundamente, ayudándonos a tomar resoluciones que cambien nuestro desarrollo personal y espiritual.

En la antigüedad el registro akashico se consultaba en templos sagrados a través de sacerdotes o sacerdotisas que ayudaban a las personas. Los maestros y guardianes de los registros akashicos dan enseñanza y consejo a los seres terrestres para ayudarlos a solucionar de manera menos dolorosa su karma. Las consultas pueden ser de diversos temas, desde lo más material a lo más espiritual, salud, trabajo, dinero, familia, vida espiritual. Se desarrolla con preguntas del consultante y las respuestas que recibirá serán siempre de acuerdo al nivel de apertura que su personalidad le permita. En una lectura la información de vidas pasadas puede o no ser relevante, lo que generalmente es valioso es el guía que se recibe para ayudarnos a elaborar y trabajar los patrones que están presentes en esta vida, las oportunidades para crecer, como también la dirección a tomar.
Se lleva a cabo una lectura para ayudar a encontrar claridad, profundidad y comprensión en aquellas áreas profundas de su vida. Repasa la información que se te da en el contexto de su vida. Esta información se da como el trozo del rompecabezas que estas construyendo. Puede haber información que oriente hacia determinada perspectiva, pero somos nosotros quienes eligen el curso de nuestras vidas. Simplemente toma o descarta lo que se te dice.

NOTA: Para llegar a los registros siempre es mejor hacerlo bajo la vigilancia de alguien que nos oriente, nos guíe y nos ayude, y saber y sentir que se está preparado para saber o conocer cosas trascendentales, que puede que no estemos preparados aún para descubrirlas (causa por la que olvidamos nuestras otras encarnaciones). Estos temas, prácticas y meditaciones son importantes y no se deben tomar a la ligera, como mero hecho de curiosidad, sino como el hecho de ayudarnos a avanzar y a evolucionar espiritualmente, a crecer en este sentido.

“El Akasha, la Luz Astral, puede definirse como el Alma Universal, la Matriz del Universo, el Mysterium Magnum del cual todo cuanto existe ha nacido por separación o diferenciación. Es la causa de la existencia; llena todo espacio infinito…es el mismo espacio”.

Fuente: Salvador Suarez