Las palabras… (Reflexion)


“Un matrimonio celebraba sus bodas de oro, y estuvieron todo el día de fiesta, con sus familiares y amigos que acudieron a felicitarlos. Al anochecer, se quedaron solos en el jardín contemplando la puesta de sol y descansando del ajetreo del día.

El anciano se quedó mirando afectuosamente a su mujer y le dijo:

“¡Querida, estoy orgulloso de ti!”

– “¿Qué has dicho?” preguntó la anciana. Ya sabes que soy un poco dura de oído. Habla más alto.

“¡Estoy orgulloso de ti!”

– “Me parece muy lógico”, dijo ella con un gesto despectivo. “También yo estoy harta de ti”.
Querido Amigo, querida amiga;

lamentablemente, por lo general, no oímos lo que el otro está diciendo. La perfecta escucha consiste en escuchar tanto a los demás, como a uno mismo. La perfecta visión consiste en mirar tanto a los demás como a uno mismo. Nunca comprenderemos a los demás si no nos hemos escuchado ; ni podremos ver la realidad de los demás si no nos hemos explorado a nosotros mismos. Habla de tal modo que cuando lo hagas, tus palabras sean una bendición. Si algún día entendiéramos la importancia y el alcance que tienen las palabras que salen de nuestra boca; el mundo sería distinto. Con la boca:

Podemos derrotar al más cruel enemigo o levantar a nuestro mejor amigo.

Podemos ser medicina o veneno mortífero.

Podemos curar o sangrar una herida.

Podemos dar alivio o causar dolor permanente.

Podemos vivir o morir eternamente.

Podemos, incluso, desatar una guerra o convertirla en un oasis de paz y entendimiento.

Propongámonos elevar nuestras voces con palabras sinceras salidas de nuestro corazón, sonríamos luego de haberle dicho algo a alguien, entonces nos sentiremos auténticamente felices.

¿Cuál es el sabor del dolor ajeno? ¿Cuál es la razón de verter veneno? ¿Por qué atacar al que está a nuestro lado, cuando sabemos que mañana podríamos necesitarlo?
¿Será? que nos creemos autosuficientes y por eso menospreciamos al otro, o tratamos de hundirlo para sentirnos superiores.

Pero, nos hemos detenido a pensar cómo estamos ascendiendo cada peldaño de la escalera de nuestra vida , no lo estaremos haciendo con dolor, con egoísmo, aumentando a cada paso que damos nuestro karma.

A nuestro lado hay personas que Dios nos ha puesto en el camino para que no estemos solos, para que tengamos con quien construir un futuro, formar relaciones, ya sean pasajeras o de por vida y para que intercambiemos pensamientos, obras y sentimientos.

Tengamos siempre presente que de la forma como nos comportemos hoy con nuestros semejantes dependerá la forma como vivamos nuestro mañana.

-Autor Desconocido

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s