LAS TRES BARDAS


Un discípulo llegó muy agitado a la casa de su maestro y empezó a hablar de esta manera:

-“Maestro, quiero contarte cómo un amigo tuyo estuvo hablando de tí con alevosía…”

El maestro lo interrumpió diciendo:

– ¡ Espera ! ¿Ya hiciste pasar a través de las tres Bardas lo que me vas a decir?

-¿Las tres Bardas?

-Sí, replicó – La primera es la VERDAD. ¿ya examinaste cuidadosamente si lo que quieres decir es verdadero en todos sus puntos?

-No… sólo lo oí decir a unos vecinos…

-Pero al menos lo habrás hecho pasar por la segunda Barda que es la BONDAD. ¿Lo que me quieres decir es por lo menos bueno?

-No, en realidad no; todo lo contrario…

-¡ah! -interrumpió el maestro -Entonces vamos a la última Barda ¿Es NECESARIO que me cuentes eso?

-Para ser sincero, no; necesario no es.

-Entonces, -sonríe el sabio -si no es verdadero, ni bueno, ni necesario… Sepultémoslo en el olvido… pues no es más que un chisme.

La lengua es como una diminuta llama que puede hacer arder un inmenso bosque. Cuidemos lo que decimos, y hagámoslo pasar por las “tres Bardas” y veamos si lo que queremos decir es conversación o chisme… no vaya a ser
que estemos iniciando un incendio.

Desconozco el autor

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s