Petronila I de Aragón


 Con paso solemne, una niña de 14 años camina dentro de una fortaleza para entregarse en matrimonio. Su futuro marido, había tenido que esperar 13 años, para desposarla. Entre sus manos, la princesa, no lleva ramo de flores, sino un cetro real y sobre su velo una regia corona. Era el mes de agosto del año 1150 en la recién conquistada Lérida.

El padre de la princesa, había sido monje antes que rey y su madre, había llegado de Aquitania, sólo para concebirla. Un reino necesitaba un heredero. Pero cuando ella nació, fue una decepción para todos, pues se esperaba que fuera un varón. Cuando la princesa cumplió su primer año, su padre acordó su boda con un conde 24 años mayor que ella. Tras celebrar los esponsales su padre regresó de nuevo a su antiguo convento y su madre al país de origen.
De este modo y todavía entre pañales, aquella princesa a cargo de una niñera, emprendió un largo viaje hacia el palacio de su futuro marido, donde permaneció hasta el día de su boda. Durante su infancia, la princesa, lejos de su hogar, fue educada por maestros templarios, y un lord inglés, que la instruyeron, además en el arte de guerra, y también en el de las letras y las artes. Enseñanzas que aquella princesa, supo aprovechar gracias a su extraordinaria sensibilidad, prudencia y serenidad de su carácter, convirtiéndose de este modo en una de las pocas princesas instruidas en aquella época.
El día de su boda, la princesa, sabía que cada uno de los pasos que daba, la conducían de forma inexorable a cumplir los deseos de su fallecido padre, quien había delegando en ella, la responsabilidad de ser la futura madre del primer rey de la Corona de Aragón. Años atrás, el padre de la joven princesa, Ramiro II de Aragón, había aceptado el vasallaje de su futuro yerno, el conde de Barcelona Ramón Berenguer IV, disolviéndose de este modo el casal de Barcelona y dando lugar al nacimiento de la Corona de Aragón.
Su futuro marido, había sido acogido por el suegro como un hijo. A cambio el rey le había hecho jurar obediencia, respeto y aceptar que jamás reinaría en aquel reino, sino que lo haría el primer hijo habido tras el matrimonio con su hija.
El día de la boda, la princesa, mientras avanzaba para consolidar el matrimonio, se sentía satisfecha por haber cumplido con lo que dispuso su padre, pero también, era consciente de las conspiraciones que podrían suceder a partir de aquel momento. Sabía, que una vez celebrada la ceremonia, ella se convertiría en reina y su marido podría conspirar en cualquier momento contra ella Ya que según había dispuesto su fallecido padre, su marido, sólo podría erigirse rey si ella muriera sin descendencia. 
Sin embargo, ella siguió andando, sin titubear. Cuando llegó frente a su futuro marido, la princesa, mirándole fijamente a los ojos, le dijo:
 “En virtud del compromiso, que mi padre el rey Ramiro II, firmó el 11 de agosto de 1137 en Barbastro. Yo, Petronila me entrego a ti en matrimonio para cumplir con el mandato del citado rey, y te recuerdo que yo soy la reina mientras viva y tu mi príncipe”
Años más tarde, se cumpliría el deseo del Rey Ramiro, cuando el hijo de Petronila y Ramón Berenguer IV, se convertía en el primer rey de la Corona de Aragón, reinando con el nombre de Alfonso II, conocido también con el sobrenombre de “el trovador”
Nunca sabremos si las palabras pronunciadas por la joven princesa, impactaron lo suficiente a quienes hubieron pensado en la posibilidad de manipularla. De cualquier modo, resultó ser de una naturaleza extraordinaria por tratarse de una reivindicación como mujer, en unos momentos de la historia dónde, el papel de la mujer era secundario o nulo y por supuesto, siempre a merced de la voluntad de los hombres. Y, del mismo modo ocurrió, cuando deicidio, dejar los asuntos de estado en manos de su experto marido, y dedicarse exclusivamente a la educación de sus hijos, a quienes transmitió el amor por la poesía y la lengua d´òc, la misma en la que, Guillem de Peitieu, su abuelo materno, y primer trovador, escribía sus versos.

Por: Òc

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s