Principio de Vibración


“Nada esta inmóvil; todo se mueve; todo vibra” -El Kybalion

El movimiento se manifiesta en todo el Universo. La vibración indica el estado de las cosas, puede ser afectada por nuestra mente y nunca se detiene. Ahí radica la importancia de controlar nuestros pensamientos y nuestras palabras que tienen el poder creador (energía en si misma).

Este principio que dice que nada esta inmóvil fue enunciado hace cientos de años por los maestros en el antiguo Egipto y ha sido confirmado en los últimos años por la ciencia moderna que afirma que lo que llamamos materia y energía no es más que modos de movimiento vibratorio.

Desde chicos nos enseñan que toda materia manifiesta algún grado (la vibración producida por la temperatura o el calor). Esté un objeto frío o caliente (siendo ambos diferentes grados de la misma cosa) manifiesta ciertas vibraciones calóricas. También hemos aprendido que todas las partículas de la materia están siguiendo un movimiento circular, desde los corpúsculos hasta los astros. (Los electrones, iones, etc. dentro del átomo como los planetas sobre su eje, alrededor del sol, los soles alrededor de puntos centrales mayores y así sucesivamente).

La ciencia dice que la luz, el calor, el magnetismo y la electricidad no son más que formas de movimiento vibratorio relacionado de alguna manera con el éter o probablemente emanado de él.

Los científicos aun no tratan de explicar la naturaleza de la cohesión (principio de atracción molecular), ni la afinidad química (principio de atracción atómica); ni de la gravitación (principio de atracción por el cual toda partícula o masa de materia se siente atraída hacia toda otra partícula o masa)… lo que sí, es que los estudiosos se inclinan a pensar que estos son también manifestaciones de alguna forma de energía vibratoria.

Si tomamos un objeto y lo ponemos a girar lentamente podemos verlo fácilmente, pero no sentimos el menor sonido. Aumentándose gradualmente la velocidad comenzamos a percibir una nota baja o grave, conforme sigue aumentando la velocidad, la nota se va elevando en la escala musical, cuando el movimiento llega a cierto límite se llega a la última nota perceptible por el oído humano, si la velocidad sigue aumentando, solo seguirá el silencio pues la intensidad del movimiento es tan alta que no podemos registrar sus vibraciones.

Entonces comenzamos a percibir grados de color, comenzando por el rojo vino que va haciéndose cada vez más brillante, si la velocidad aumenta se convertirá en naranja, luego en amarillo y seguirán sucesivamente el verde, azul, añil hasta aparecer el matiz violeta. Si la velocidad acrecienta más aun entonces desaparece todo color porque el ojo humano ya no puede registrarlo y comienzan a manifestarse los Rayos X y más tarde a emanarse la electricidad y el magnetismo.

Cuando el objeto ha alcanzado cierto grado de vibración sus moléculas se desintegran, revolviéndose en sus elementos originales o átomos, luego los átomos según el principio de vibración se separarían en innumerables corpúsculos o electrones y finalmente a la larga estos desaparecerían y entonces podríamos decir que el objeto está compuesto de substancia etérea.

La ciencia no se atreve a llevar la ilustración más allá, pero los herméticos dicen que si las vibraciones continúan aumentando el objeto pasaría sucesivamente por estados de manifestación superiores, llegando al plano mental y después espiritual, hasta ser por ultimo absorbido en el TODO que es el espíritu absoluto.

El éter cuya existencia postula la ciencia sin comprender claramente su naturaleza, es la manifestación superior de la materia o substancia etérea y esta es de tenuidad y elasticidad extrema, llenando así el espacio universal, sirviendo como médium de transmisión para las ondas de energía vibratoria como el calor, la luz, etc. La substancia etérea es el eslabón de unión entre la modalidad de energía vibratoria que conocemos como materia con lo que conocemos como fuerza o energía.

Desde el TODO, que es puro espíritu, hasta la más grosera forma de materia está en vibración; cuanto más alta se encuentra, tanto más elevada es su posición en la escala. La vibración del espíritu tiene una intensidad infinita y de igual forma mientras más débil la vibración más densidad existirá en él.

Una perfecta comprensión de este principio habilita al estudioso a controlar sus propias vibraciones mentales, así como las de los demás.

Los maestros también emplean esta ley para conquistar los fenómenos naturales ¿Cómo? La doctrina hermética afirma que el pensamiento, emoción, razón, voluntad, deseo o cualquier estado mental esta acompañado de vibraciones las cuales se emanan hacia el exterior y tienden a afectar las mente de los demás por inducción. Esta es la causa de la telepatía, de la influencia mental y de otros efectos del poder de una mente sobre otra. Cualquier individuo podrá alcanzar este estado de transmutación mental con la debida instrucción, ejercicio y práctica.

Como dijo un antiguo y sabio maestro: “El que comprenda el principio vibratorio ha alcanzado el cetro del poder” -AD

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s