La otra cara de Luzbel


Al término de la cena, una vez por semana, el abuelo nos contaba historias y cuentos bonitos, a veces algo duros y difíciles de entender, pero siempre muy emocionantes. Esta parecía una noche cualquiera, pero luego descubriríamos que no era así. Hoy 21 de Diciembre del año 3012 se celebraba la conmemoración de un gran Evento Cósmico. La Humanidad Terrestre hoy vive en Armonía con todos sus reinos. Ese día, hace exactamente un milenio, descubrió su verdadera Esencia gracias a una elevación de la frecuencia Amor en una Masa Crítica de gente suficiente para que se liberaran ciertos códigos genéticos que permitieron el acceso a una evolución hacia la Luz sin dolor. Toda la Humanidad dio un Salto Evolutivo accediendo a un nuevo Nivel Vibratorio de muy alta calidad. La Oscuridad fue erradicada definitivamente del Planeta.

Los descendientes de aquella Humanidad viven hoy en un estado de Felicidad Perpetua gracias al gran trabajo desarrollado en una Experiencia Piloto de la que luego se han servido el resto de Comunidades Cósmicas.

El abuelo tomó su asiento cerca de la chimenea Cada uno se sentó en su lugar habitual. Chisporretean las llamas, mientras Marisa, mi hermana pone un tronco de leña en el fuego. Surgen llamas de varios colores, verdes, azules, naranjas , amarillas y rojas. Este cromatismo del fuego hace que la noche se presente con tintes mágicos. Las chispas multicolores ascienden acompañando al humo a la salida de la chimenea. Una piña de pino verde que colocó Coral, mi hermana pequeña, en el fuego, puso un aroma en el ambiente que animaba a sentirlo en silencio y expandirlo por todas las células del cuerpo.

El abuelo está más serio que de costumbre, mira el fuego fijamente mientras parece pensar lo que nos va a contar. Todos expectantes, y por su talante algo nos dice que este cuento será muy especial. El aroma de la resina de la piña inunda la estancia de una fragancia agradable. El fuego pone la luz y el sonido, y el abuelo sigue mirando las formas caprichosas de las llamas. Nosotros respetamos su silencio y solo se oye el ruido de las llamas trasformando la leña en materiales volátiles que toman por fin la facultad de volar para visitar lugares impensables mientras estaban evolucionando en la forma y espíritu de Árbol.

Aclara su garganta y por fin surge en el ambiente la respetable voz del abuelo.

– Queridos, hoy voy a intentar explicar algo que después de mil años del Gran Salto Evolutivo de esta Humanidad que hoy disfrutáis, todavía no se entiende bien. Hoy vivimos este Estado de Felicidad gracias a grandes sacrificios acompañados de mucho sufrimiento de una Humanidad que hace miles de años decidió acceder a un camino evolutivo muy duro, pues se trataba de evolucionar en el Amor dentro del Desamor. Un reto que podría acabar con la existencia del Ser que lo intenta o catapultarle a estados de conciencia y Amor muy elevados. Era casi como “ o Todo o Nada”.

– ¿Cómo es eso abuelo? Pregunta Coral.

– Pues mira mi niña. Hubo un tiempo hace millones de años en los que la Galaxia Vía Láctea vivía en armonía absoluta. Todo era luz, paz, amor, belleza, armonía, etc. etc. etc. Los habitantes de esta Galaxia habían llegado a un nivel evolutivo del cual ya no podían subir más. Sencillamente no podían ser más buenos de lo que eran. Estaban estancados en ese nivel sin poder evolucionar hacia arriba. No sabían que hacer para ser mejores y subir más peldaños evolutivos. Pasaban los miles y millones de años y seguían estancados en esa frecuencia vibracional. No podían ser mejores sin embargo sentían que todavía no habían obtenido la Perfección.

-¿Entonces?, pregunta Marisa.

– Pues entonces se reunían los 24 Ancianos de la Galaxia con la esperanza de encontrar alguna manera de subir más su frecuencia Amor. Pero a pesar de grandes disertaciones de estos Sabios Amorosos, no encontraban ningún camino evolutivo diferente, reunión tras reunión.

– ¿Quiénes eran los 24 Ancianos de la Galaxia? – Pregunta Coral.

– Bueno, Coral, eso todavía no lo has estudiado en el Colegio, pero ya lo estudiarás con mayor profundidad en su momento. Por ahora solo que sepas que los 24 Ancianos de la Galaxia era un Consejo de 24 Entidades muy evolucionadas y con gran capacidad de amor y servicio. Eran los dirigentes Galácticos de la Vía Láctea. Los más elevados en la Jerarquía Galáctica eran los que más capacidad de Servicio tenían.

– Bien. Se pidió ayuda a otros Consejos de Ancianos de otras Galaxias. Era un problema que tenían todos los Mundos Galácticos y nadie hallaba una solución.

Hubo una reunión Intergaláctica en nuestra Galaxia Vía Láctea a la que acudieron los 24 Ancianos de 7 Galaxias adscritas a la Federación Galáctica con sede en Andrómeda.

Se formó un Espectacular Consejo de Luz formado por 168 Ancianos Galácticos. Por encima de esto, “Solo Dios”. El Sol Central fue la sede de esta Fantástica Reunión. Se trataron temas rutinarios, se solucionaron temas pendientes, se mejoraron Leyes Galácticas. Fueron días galácticos de mucho trabajo y dedicación al Servicio a los demás. Se había cumplido el Orden del Día y en el turno final de Palabra, se puso en pié uno de los Ancianos más admirados y amados por su gran sabiduría y capacidad de Amor. Un gran Ser de Luz, que era tenido como Líder de pensamiento y meta y espejo para los demás miembros del Consejo. Dentro de la Jerarquía era por tanto el Primero. Se llamaba Luzbel. Desde su lugar comenzó a hablar.

– Tengo una solución para salir del atasco evolutivo en el que estamos metidos.

Caras de asombro en unos, miradas irónicas en otros. La expectación y el silencio Mental se hizo en la estancia.

– No es sencilla mi propuesta, pues tampoco lo es la solución del problema. Desde la Humildad, el Respeto y el Amor a todo lo que ES, creo que podría ser una solución que espero tengáis en cuenta para reuniones posteriores. No deseo que hoy se tome ninguna resolución al respecto sino que meditéis mi propuesta desde la calma del silencio interior en vuestros lugares de Servicio.

Prosiguió Luzbel.

– En el estado evolutivo en el que nos encontramos no podemos ejercer el Perdón, porque no hay nadie que nos ofenda. No podemos ejercer la Caridad, pues no hay nadie que la necesite. No podemos practicar la Solidaridad, el Altruismo, la Paciencia. No podemos valorar la Belleza porque no conocemos la Fealdad, la Armonía porque no conocemos la Desarmonia, la Paz porque no conocemos la Guerra, La Luz, porque no conocemos la Oscuridad, el Amor, porque no conocemos el Desamor.

-¿Qué propones?

Preguntaron los Ancianos.

– Desde la Humildad, el Respeto y el Amor a todo lo que ES, prosiguió Luzbel, mi propuesta es que si queremos salir del estancamiento evolutivo en el que nos encontramos seria necesario practicar estas cualidades de manera consciente y real.

– ¿Cómo piensas hacerlo? Preguntaron los Ancianos.

– Muy sencillo. Creando una resistencia a la Evolución. Vamos a iniciar un “Juego Evolutivo”. Se formarán dos bandos, unos serán Oscuridad y otros serán Luz. La Oscuridad estará formada por seres que disfruten desarmonizando Sistemas Galácticos, Estelares y Planetarios, así como a cada uno de los Seres en Evolución, y la Luz tendrá la oportunidad de evolucionar hacia arriba al tener la oportunidad de poder practicar todas esas cualidades que ahora no podemos. Así, la Oscuridad aportará la Guerra y la Luz apreciará la Paz. La Oscuridad pondrá el Odio y la Luz practicará y entenderá el Amor. Ante la Fealdad y se apreciará la Belleza. La Oscuridad atentará contra la Vida y así la Luz la apreciará y disfrutará mejor. Las mujeres matarán a sus propios hijos así la Luz apreciará la Maternidad. La Oscuridad cometerá las mayores aberraciones de que sea capaz y la Luz Comprenderá, no Juzgará, Perdonará y Amará. Se sentirá la Salud gracias a la Enfermedad. Apreciará los ciclos de Vida muy largos gracias a la experimentación de ciclos de vida muy cortos. La Luz y el Amor tendrán que mantenerse brillando lo más que puedan dentro de la Oscuridad y del Desamor.

No tiene ningún valor, continuó su disertación Luzbel, amar a quien te ama. Apreciar a quien te aprecia. Ayudar a quien te ayuda. Dar a quien te da. Lo difícil es hacer lo contrario y eso será lo que nos catapulte a más altas frecuencias de Amor, acercándonos más a Dios.

Esto tiene efectos secundarios importantes. Las fuerzas de la Oscuridad pueden en su afán de Servicio a la Luz, poner tanta resistencia que se hagan incontrolables, de manera que pueden destruir Planetas, Estrellas, Sistemas Solares, e incluso Galaxias y Sistemas Galácticos, si las Fuerzas de la Luz se relajan en su trabajo de Amar todo lo que les rodea.

Se puede llegar a un nivel de degradación del Amor que el Ser que baje a ciertas frecuencias desaparezca como SER INDIVIDUAL y REGRESE a la Totalidad por Eones.

Los beneficios serán que quien consiga evolucionar a pesar de esa gran resistencia conseguirá unos niveles evolutivos hasta ahora desconocidos.

¿Y cuando terminará el juego? – Pregunta uno de los Ancianos.

– El Juego terminará cuando los Guerreros de la Luz, usando como única arma el AMOR INCONDICIONAL vayan transmutando la Oscuridad en Luz , de manera que poco a poco y desde la consciencia y el trabajo personal los Guerreros de la Oscuridad se vayan convirtiendo en Guerreros de Luz. Cuando no quede ni un solo Guerrero Oscuro será cuando acabe el Juego.

¿Y si ganan los guerreros de la Oscuridad? – Pregunta otro Anciano.

– En ese caso, responde Luzbel, se produciría un Cáncer de tal envergadura que ocuparía todo el Universo conocido y desconocido con consecuencias imprevisibles.

– Es mucho el riesgo, dice otro Anciano, y asienten los demás con la cabeza.

– ¿Quién asumiría el papel de Oscuridad?, pregunta otro Anciano?

– Eso es lo más complicado, contesta Luzbel, pues para nosotros lo Natural seria hacer de Luz. Para hacer de Oscuridad hacen falta Entidades con gran capacidad de Amor y Servicio que se sacrifiquen contra su Naturaleza Divina en aras de potenciar el Nivel de Frecuencia de Luz de todo lo que ES. Y además el que dirija las fuerzas de la Oscuridad será el último en pasar a la Luz. Será el más sacrificado. El de mayor capacidad de Servicio y Amor.

– No pareció gustar la idea de Luzbel, pero quedó grabada en las Mentes de aquellos sabios Ancianos Galácticos. Se fijó fecha de la siguiente reunión esta vez en Andrómeda en el plazo de un millón de años. Durante este tiempo se maduraría la idea; pros y contras y se tomaría una decisión positiva o negativa al respecto.

Pasaron los milenios y ese Universo seguía sin ser capaz de aumentar su frecuencia de Amor. Permanecía por tanto estancado evolutivamente hablando. Ya no podían ser mejores. Habían tocado techo. Sin embargo en su interior tenían la intranquilidad del presentimiento de la existencia de frecuencias mucho más elevadas de Amor y no encontraban las puertas dimensionales de acceso a esas frecuencias.

Un millón de años después se celebra el Consejo Intergaláctico de la Federación Galáctica de Andrómeda en el Sol Central de la Galaxia. Asistieron los mismos integrantes que compusieron el Consejo de la Vía Láctea. Todo seguía igual, pero el ambiente se notaba algo tenso. Había que tomar una decisión sobre la propuesta de Luzbel. En este tiempo no se produjeron propuestas que pudieran solucionar el problema. El Juego de Luzbel, podría resultar, pero se temían imprevisibles efectos secundarios.

Al no haber experiencia en una cosa así no se podían calcular los daños ni el resultado final del “jueguecito”. ¿Arriesgarían Planetas, Sistemas Solares, Galaxias en aras de un mayor nivel evolutivo? ¿Aceptarían quedarse como estaban por toda la Eternidad? Si las cosas salen mal y es la Oscuridad la que se apodera de la Luz y toman todo el Universo, ¿qué pasaría? ¿Se podría detener el juego una vez comenzado, si las cosas no van bien?

Una vez puestas en común todas las posibilidades y reacciones no deseadas, se procedió a votar SI o NO al Juego pero con una condición: “Se jugaría en un cuadrante limitado de la Galaxia Vía Láctea. Si el Juego se fuera de control de manera irreversible, las fuerzas de la Luz procederían a la Destrucción de todo ese Cuadrante Galáctico antes de que se extendiera como un Cáncer a toda la Galaxia. Seria una experiencia Piloto. Si sale bien y controlada, se valorarían los resultados y se podría hacer el Juego en otro lugar más amplio o se descartaría para siempre”.

Quizás habría que sacrificar algunos peones, pero el beneficio podría ser importante para todos. No habiendo más propuestas ni más correcciones a lo anteriormente expuesto se procede a la Votación. Ganó el SI por amplia mayoría. Los que votaron NO aceptaron el veredicto de la Mayoría y se unieron al proyecto con preocupación pero con Esperanza de que todo saliera bien.

Dado que Luzbel era el padre de la criatura se le propuso que él liderara las Fuerzas de la Oscuridad. Otro Fantástico Ser de Luz llamado Sananda lideraría las Fuerzas de la Luz. Ambos viajaron con la Bendición de los Ancianos al Cuadrante Galáctico asignado para el experimento piloto del “Juego Luz – Oscuridad” . Este espacio era ocupado por un número importante de Constelaciones y casi tantos sistemas planetarios como estrellas.

Una vez en la zona se reunió a los Logos Solares y Planetarios del lugar y se les explicó la situación. Había sido elegido de manera aleatoria ese lugar de la Galaxia para la puesta en marcha de un peligroso “juego” que los destruiría o los elevaría a niveles importantes de Vibración Amor. El resultado obtenido afectaría de una manera u otra a Todo el Universo conocido y desconocido. Nadie en su sano juicio aceptaría un riesgo así en su territorio. Evidentemente ellos no estaban de acuerdo en que se probara ese “Juego” en su Espacio Galáctico, pero los Ancianos Mayores lo habían decidido. No había posibilidad de recurrir al Supremo, ellos eran el Supremo.

A partir de ahí, se procedió a formar los dos Bandos. Luzbel, el Ser más brillante del Universo adoptó el papel del Ser más Oscuro del Universo y comenzó su trabajo. Importantes Seres de Luz de muy alto nivel evolutivo se unieron a las Fuerzas de la Oscuridad. Sananda lideró las fuerzas de la Luz y trabajó incansablemente para traer las fuerzas de la Oscuridad hacia la Luz. Para entendernos, los Buenos hicieron de Malos y los Menos Buenos hicieron de Buenos. Comenzó una Guerra Total en ese cuadrante galáctico. La Oscuridad en un sublime acto de Amor ejerció de Oscuridad y la Luz en otro acto de Amor, algo menos sublime que el primero, porque lo natural para el Espíritu es vibrar Amor. De esta manera, fueron ocupados planetas, sistemas solares, constelaciones por las fuerzas de la Dualidad. Unos disfrutando haciendo daño y otros disfrutando dando amor.

A la Tierra llegaron unos Ángeles de la Oscuridad que hicieron todo lo que pudieron por mantener el Planeta el mayor tiempo posible en el Desamor. También llegaron Ángeles de Luz que equilibraron las frecuencias negativas poniendo otras positivas.

Lentamente, el abuelo atizó el fuego, pues las llamas perdían fuerza, y cuando el fuego se recuperó siguió hablando, mientras quienes estábamos en la habitación permanecíamos en profundo silencio meditativo.

– En esta guerra, fue mucho el sacrificio y el dolor que se produjo. Fueron muchos los planetas que sucumbieron ante las aberraciones de la Oscuridad. Fueron muchas las Humanidades que se autodestruyeron en clamorosos suicidios colectivos. Estrellas y Constelaciones saltaban por los aires por no tolerar esas frecuencias tan densas. Parecía que todo se estaba perdiendo. Estrellas con sus sistemas planetarios enteros eran tomados por las Fuerzas de la Oscuridad. Hubo un tiempo en que solo la Tierra, resistía. Varias veces fue dada por perdida por las Fuerzas de la Luz y varias veces con sus propios medios supo sobreponerse a esas fuerzas oscuras y presentar batalla.

Nuestro Planeta pudo aguantar las frecuencias más densas que se produjeron en esa guerra sin reventar. Las fuerzas de la Luz se atrincheraron en el fondo de los Océanos, en el Interior de las Montañas, en la superficie del Planeta, en la Corteza Planetaria, por debajo del Magma y en el Corazón de la Tierra, en el Sol Central Planetario y desde todos los frentes planetarios sus fuerzas solo se preocuparon de ser Generadores de Amor. AMAR A TODO LO QUE ES. Sin descanso. Solo amor, amor, amor. El General en Jefe de las Fuerzas de la Luz, Sananda, se encarnó en la Tierra varias veces para subir más el nivel vibratorio de las fuerzas de la Luz. Animar a estas fuerzas y enfrentarse bis a bis con el Príncipe Planetario de la Oscuridad al que derrotó en otro derroche de Amor. En ese Bis a Bis, Sananda fue tentado por Luzbel a pasarse con sus Huestes a las Fuerzas de la Oscuridad a cambio de compartir el poder de todo el territorio conquistado y por conquistar.

La Guerra Cósmica en la Tierra fue observada por todos los seres de todos los Universos. Poco a poco la balanza fue decantándose hacia la Luz. La Oscuridad cada vez tenia menos fuerza. Empezaron a pasarse en masa a las fuerzas de la Luz y el 21 de Diciembre del 2012 el Planeta fue conquistado definitivamente por las Fuerzas de la Luz. A partir de ahí, la Oscuridad se está replegando y perdiendo casi todos sus bastiones. Hoy en día ese sector de la Galaxia y todos los seres que participaron en la contienda disfrutan de un altísimo estado de Felicidad debido a que han conseguido romper ese estancamiento evolutivo en el que se encontraban. Han sido catapultados a niveles evolutivos impensables antes del Juego.

Hoy en día se mantiene en cada Galaxia un “Cuadrante Oscuro” para que quienes deseen evolucionar entre la Luz y la Oscuridad tengan la oportunidad de hacerlo. La condición es siempre la misma: Vale todo, pero no se pueden pasar los limites territoriales establecidos.

Todavía hoy no se entiende bien como las Fuerzas de la Oscuridad pueden obrar por Amor.

Tampoco se entiende que llegue un punto evolutivo en el que se aprenda más de la Oscuridad que de la Luz.

Ya no quedan llamas en la chimenea, solo brasas llameantes de vez en cuando. Continua el silencio profundo en los asistentes a la sesión de hoy que ha sido realmente impactante, y prosigue el abuelo.

– Quiero que entendáis que el estado que disfrutamos hoy aquí y ahora es fruto de mucho sacrificio y amor por parte de muchos Seres y Sistemas de Vida. Quiero que entendáis la necesidad de ejercer el “no juicio, solo amor” , pues todas las entidades proceden del Amor y a él se dirigen por diferentes caminos. Muchas cosas no comprendemos porque disponemos de una consciencia limitada al tiempo de nuestra vida y no vemos con una amplitud de millones de años como los creadores de este “Juego” que abre la puerta a un gran “Atajo Evolutivo “ a quienes se atreven a jugarlo.

Paz y Amor a Luzbel

Paz y Amor a Sananda

Paz y Amor a todos los que se atrevieron a jugar al “Juego de la Luz – Oscuridad”.

Onirem Ogaitnas

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s