1

Psicografía de Benjamin Solari

BENJAMÍN SOLARI PARRAVICINI
Pintor de profesión, nació el 8 de agosto de 1898 en Capital Federal (Argentina). Espontáneamente comenzó a recibir mensajes proféticos en el año 1936. Una fuerza desconocida se apoderaba de él y le hacía escribir frases de su puño y letra que ni él mismo podía comprender. También realizaba dibujos en trazos gruesos, una especie de profecías dibujadas actualmente conocidas como “psicografías”.
Una de ellas fue la que hizo en el año 1939 sobre el ataque que ocurriría a las torres gemelas ¡75 años en el futuro! En el dibujo que hizo de esta predicción hablaba de la caída del sistema de libertades de USA al vaticinar: “LA LIBERTAD DE NORTEAMÉRICA PERDERÁ SU LUZ. SU ANTORCHA NO ALUMBRARÁ COMO AYER Y EL MONUMENTO SERÁ ATACADO DOS VECES”.

Anuncios
0

La Matriz de la Vida

La semana pasada empecé a escribirles sobre los principios herméticos (que aun no concluyo pues me faltan 4 por comentarles).  El hecho es que hoy encontré un videíto que hace tiempo debí compartir con ustedes, pero sinceramente lo había olvidado entre mis emails.

Como recordaran, anteriormente les escribí sobre el principio de mentalismo que dice: “El TODO es Mente; el universo es mental” (http://bit.ly/cRPXu5) y sobre el principio de vibración  “Nada esta inmóvil; todo se mueve; todo vibra” (http://bit.ly/bHms1H)…  pues este documental que les comparto más abajo llamado “La matriz de la vida”  expande esos conocimientos y les hará comprenderlos ampliamente.

Es impresionante como trabaja la mente sobre nuestro cuerpo y las enfermedades.

El poder sanador lo tenemos cada uno de nosotros, la intención, la fe, el amor…  ¡energía todos!  pueden modificar nuestro entorno, nuestro cuerpo e incluso nuestra mente y percepción de las cosas

Todo radica en el control de tu ser interior… toda cura está a la vuelta de un pensamiento… -AD

 

 

0

¿AÚN PRESO? (Reflexion)

Dos hombres compartieron años de prisión injustamente.

Durante ese tiempo recibieron todo tipo de maltratos y humillaciones.

Una vez libres, cada uno siguió su camino y  volvieron a encontrarse años después.

Uno de ellos preguntó al otro:

– ¿Alguna vez recuerdas aquellos momentos en que los carceleros se desquitaban con nosotros?

– No, gracias a Dios, no! no me quiero ni acordar de esos momentos- contestó- ¿Y tú?

– Si, yo si. Esos momentos vuelven a mi memoria continuamente y cada vez
siento más odio y más ganas de encontrarlos para vengarme.- respondió el otro.

Su amigo lo miró unos instantes, y dijo:

– Lo siento por ti.  Si es así, significa que aún te tienen preso.

 

Dejemos el pasado atrás, donde corresponde… -AD

0

 

Donde los sueños aprenden a nadar

y la locura se ha vuelto espuma,

Allí te espero para que abraces mi vida.

 

Quiero mirar tus ojos

Penetrar tu alma

Sembrar luciérnagas en tu pecho

Hervir tu sangre y calcinarla…

 

Te quiero a ti

-AD