0

“El largo camino a la alegria” de Thich Nhat Hanh

1] Tu ya llegaste. Por lo tanto, siente el placer en cada paso y no te preocupes con las cosas que todavía tienes que superar. No tenemos nada delante de nosotros, apenas un camino para ser recorrido a cada momento con alegría. Cuando practicamos la meditación peregrina, estamos siempre llegando, nuestro hogar es el momento actual y nada más.

2] Por causa de eso, sonríe siempre mientras andas. Aunque tuvieses que esforzarte un poco y sentirte ridículo. Acostúmbrate a sonreír y terminarás alegre. No tengas miedo de mostrar que estás contento.

3] Si piensas que la paz y la felicidad están siempre adelante, jamás conseguirás alcanzarlas. Trata de entender que ambas son tus compañeras de viaje.

4] Cuando andas, estás masajeando y honrando la tierra. De la misma manera, la tierra está tratando de ayudarte a equilibrar tu organismo y tu mente. Entiende esta relación y trata de respetarla Que tus pasos sean dados con la firmeza del león, la elegancia del tigre, la dignidad de un emperador.

5] Presta atención a lo que sucede a tu alrededor. Concéntrate en tu respiración eso te ayudará a liberarte de los problemas y ansiedades que tratan de acompañarte en tu camino.

6] Al caminar, no eres tu apenas que te estás moviendo, sino todas las generaciones pasadas y futuras. En el mundo llamado de real el tiempo es una medida, pero en el verdadero mundo no existe nada más allá del momento presente. Ten plena conciencia que todo lo que ya sucedió y todo lo que sucederá está en cada paso tuyo.

7] Diviértete. Haz de la meditación peregrina un constante encuentro contigo mismo; jamás una penitencia en busca de recompensas. Que siempre crezcan flores y frutos en los lugares donde tus pies toquen.

Nos recuerda Coelho:

Que Todos los días Dios nos da un momento en que es posible cambiar todo lo que nos hace infelices. El instante mágico es el momento en que un sí o un no pueden cambiar toda nuestra existencia.

Nunca desistas de un sueño. Sólo trata de ver las señales que te lleven a él.

Sólo una cosa vuelve un sueño imposible: el miedo a fracasar.

Anuncios
0

Hoy soy feliz…

Hoy estoy feliz y agradecida y por eso quiero sembrar estrellas para mis amigos y amigas.

Porque ellos alumbran mis noches,ellas me entregan la luz que necesito para seguir sembrando en un nuevo mañana.

Hoy quiero sembrar flores, las que ponen color, ilusiones, y perfuman la vida, suavizando las penas y cicatrizando las heridas.

Flores, muchas flores para siempre tengan la sensación de que la primavera es eterna como la vida.

Pero, en mi huerto no sólo hay estrellas y flores, también estoy sembrando amor para que haga más plácida y serena la vida de quienes la
contemplen; para que los lazos de la amistad se hagan más dulces, sólidos y serenos, para que llene de nuevas esperanzas a las personas
que transitan por la vida carentes de ellas .

Sembraré: fe, alegría, confianza , haré un caminito que que llegue a vuestras almas para que las inunde de amor y les permita abrir las puertas de vuestros corazones a la vida, a nuestra Madre Tierra y a todo ser vivo que en ella habite.

Que Dios te bendiga, guarde con bien y te conceda una vida plena de luz, amor , paz y fe en un mundo mejor.

Por: Mara Dolores