0

El alacrán

Un maestro oriental vió como un alacrán se estaba ahogando, y decidió sacarlo del agua, pero cuando lo hizo el alacrán lo picó. Por la reacción del dolor, el maestro lo soltó y el animal cayó al agua y de nuevo estaba ahogándose. El maestro intentó sacarlo otra vez y otra vez el alacrán lo picó.

Alguien que había observado todo, se acercó al maestro y le dijo: “Perdone maestro, ¡pero es usted terco!!!.. ¿no entiende que cada vez que intente sacarlo del agua, el alacrán lo picará..??” El maestro respondió: “La naturaleza del alacrán es picar, el no va a cambiar su naturaleza y esono va a hacer cambiar la mía, que es ayudar y servir”.

Y entonces ayudándose de una hoja, el maestro sacó al animalito del agua y le salvó la vida.

•No cambies tu naturaleza si alguien te hace daño, solo toma precauciones..

•Algunos buscan la felicidad, otros la rechazan, no olvides eso..

•No permitas que la conducta de otras personas condicionesn la tuya…

•Cuando la vida te presente mil razones para llorar, muéstrale que tienes mil y una razones por las cuales sonreir

0

La Semilla…

La semilla no puede saber qué va a suceder, la semilla nunca ha conocido la flor.

Y la semilla no puede siquiera creer que tiene el potencial de convertirse en una hermosa flor.

El camino es largo, y siempre es más seguro no recorrer ese camino porque el trayecto es desconocido, nada está garantizado.

Nada puede ser garantizado. Mil y uno son los riesgos del camino, son muchos los escollos y la semilla está segura, escondida dentro de una dura coraza.

Pero la semilla lo intenta, hace un esfuerzo, tira la dura concha que es su propia seguridad y comienza a moverse.

Inmediatamente la lucha comienza: la lucha con la tierra, con las piedras, con las rocas.

Y la semilla era muy dura y el brote será muy, muy suave y los peligros serán muchos.

No había peligro para la semilla, la semilla podía haber sobrevivido por milenios, pero para el brote los peligros son muchos.

Pero el retoño emprende hacia lo desconocido, hacia el sol, hacia la fuente de luz, sin saber dónde, sin saber por qué.

Enorme es la cruz que ha de cargarse, pero la semilla posee un sueño y la semilla se mueve.

El mismo camino es para el hombre. Es arduo. Mucho valor se
necesitará.

Cuando nos enfrentamos a una situación muy dificil, tenemos que elegir:

Podemos ya sea tener resentimientos y tratar de encontrar algo o a alguien a quien culpar de las dificultades, o podemos encarar el reto y crecer.

La flor nos muestra el camino, cómo su pasión por la vida la guía fuera de la oscuridad y hacia la luz.

No tiene caso pelear en contra de los retos de la vida, o tratar de evitarlos o negarlos.

Ellos están ahí, y si la semilla va a convertirse en flor, tenemos que atravesarlos.

Ten el suficiente valor para convertirte en la flor que has de ser.

1

EL PERDON

¿Qué es el amor sin el perdón? Como una rama de un árbol sin hojas, con la esperanza de que llegue la primavera, para que nuevamente haga aparición la vida.

El verdadero amor nos lo enseñó Jesús y consiste en saber perdonar, perdonarse así como pedir perdón. No puede ser que personas que consideran que aman a alguien, vivan en el resentimiento que envenena la vida, endureciendo los corazones, así que allí tenemos un gran ejercicio mutuo, el del perdón.

Todos tenemos que perdonarnos, pedir perdón y perdonar todos los días, porque fallamos, porque nos equivocamos, porque omitimos, porque dejamos cosas por sobreentendidas, porque no valoramos, porque en suma no vemos muchas veces más allá de nuestros ojos en el corazón de los demás.

Y que maravillosa es la reconciliación; que alegría y felicidad; que paz y sosiego nos brinda el ser capaces de reconciliarnos con nosotros mismos, con los demás y con la vida. ¡Por favor! Dense esa oportunidad, si verdad se aman o si quieren aprender a amar. No se castiguen con el resentimiento, no destruyan sus vidas por el orgullo y la soberbia.

Lo importante en la vida no es lo que hiciste o dejaste de hacer, porque ya pasó y ello no puede ser cambiado, sino lo que realmente tiene importancia es lo que aún no has hecho; sí, todo lo que puedes hacer aún, y lo que puedes dar de ahora en adelante, porque la vida es esperanza de lograr lo que no logramos antes. Y si la vida nos da la oportunidad de corregirnos y mejorarnos con cada nuevo día, ¿por qué no nos la vamos a dar nosotros?

En todo esto hay que ser práctico, ya pasó ¿y ahora que sigue adelante? Debemos preguntarnos ¿cómo podemos cambiar las cosas? ¿Qué podemos hacer para remediarlas? Pues la respuesta es sencilla pero difícil de realizarla cuando nuestro orgullo nos lo impide. Saber pedir perdón, perdonarnos y perdonar.

No podemos exigir que nos perdonen, pero podemos dar el gran paso solicitándolo con humildad. Recordemos que no cede el más débil, sino muchas veces el más fuerte, lo cual lo fortalece a uno aún más.

Hay quien teme perder en esto la dignidad y el honor, muy por el contrario, el amor engrandece, dignifica y honra a quien sabe demostrarlo con humildad. Y no importa quien haya sido el culpable, quien lo provocó o cómo empezó. Por el contrario debemos saber sopesar ¿vale la pena seguir así adoloridos, lastimados, amargados y sufriendo inútilmente? ¿A quién beneficia éste dolor y malestar? ¡Simplemente a nadie! ¡Salgamos de él entonces! Busquémosle el remedio que es muy sencillo y eficaz, directo al problema: la reconciliación.

Hay que ser siempre parte de la solución y no parte del problema en las relaciones humanas, que por ser humanas son imperfectas, sujetas a errores, a malentendidos, a equivocaciones. Ciertamente hay personas que les cuesta más expresar lo que sienten, a pesar de que en otros aspectos de la vida son muy expresivos, sino recordemos a Cyrano de Bergerac, quien era tan diestro en la espada, tan locuaz en la palabra, tan creativo en la rima, tan profundo y capaz en improvisar y hacer poesía, y sin embargo era incapaz de expresar su amor a Rosanna.

Recuerden amados amigos que no podemos acercarnos a la presencia del Profundo para presentar nuestras ofrendas si antes no nos hemos reconciliado con el amigo, con el hermano, con la pareja, con nuestros padres, con nuestros hijos, con la vida y con nosotros mismos.

Somos humanos, tenemos errores y defectos, y probablemente por ellos nos haremos daño y dañaremos una y otra vez en el largo camino de la existencia, pero tenemos ese don del cielo que es la sanación, la sanación en la palabra, en la sonrisa, en la mirada, en las manos y en el corazón. De esa sanación el Maestro Jesús dijo que se activaba con la fe y el trabajo interno, ese trabajo que hay que hacer para moldear el carácter, vencer el orgullo, superar la timidez, doblegar la soberbia. Ayudemos a curar el corazón cristal del planeta aportando la sanación del amor en el perdón y la reconciliación de todos con todos.

Por tanto si nos amamos, debemos ser capaces de perdonar y aceptar al otro tal como es, y no querer cambiarlo a él, sino cambiar nosotros para que viéndonos reflejados los unos en los otros, podamos ayudarnos a ser mejores cada día inspirando al otro con ejemplo.

La vida es tan breve y la oportunidad de disfrutar los unos de los otros es tan corta que no deberíamos darnos el lujo de lastimarnos, ni pasar demasiado tiempo lastimados aferrándonos al dolor, porque todo ello no es constructivo ni sano. Y nunca es tarde para reconciliarnos, mas bien, no esperemos a que sea imposible en esta encarnación que podría terminar en cualquier momento dejando pendientes.

La vida tiene muchas noches oscuras que sobrevendrán solas sin que las busquemos, como para que nosotros las fabriquemos con actitudes que no conducen a la luz y a la alegría, sino a la oscuridad, la tristeza, la amargura y la soledad. Si hoy herimos hoy sanamos, porque lo único y más maravilloso que hoy tenemos, es el día de hoy para reconciliarnos.

0

Apoyar el talento de un niño

-”Maestro, tengo un problema con mi hijo: me trajo las notas del colegio, una alta calificación en dibujo y una pésima calificación en matemáticas.

-¿Qué harás?

-¡Lo pondré de inmediato a tomar clases particulares con un profesor de matemáticas!

-¡Necio!, ponle de inmediato a tomar clases particulares con un profesor de dibujo. Desarrolla su talento. Todos servimos para algo, pero no todos servimos para lo mismo.”

-Alejandro Jodorowsky

0

Sí que importa quién eres

Una maestra neoyorquina decidió homenajear a cada uno de sus alumnos del último curso de bachillerato diciéndoles lo importantes que eran. Se valió de un procedimiento ideado por Hélice Bridges de Del Mar, California, y fue llamando a la pizarra, uno a uno, a todos los estudiantes. Primero fue diciendo a cada uno por qué él (o ella) era importante tanto para la maestra como para la clase. Después les fue dando una cinta azul que llevaba impreso, en letras doradas, el texto siguiente: «Sí que importa quién soy».

Después decidió investigar qué tipo de influencia tendría el hecho del reconocimiento sobre una comunidad. Dio a cada uno de sus alumnos tres cintas más y les encargó que difundieran en su medio esta ceremonia de reconocimiento. Luego debían hacer un seguimiento de los resultados, ver quién reconocía los méritos de quién y, al cabo de una semana, presentar un informe a la clase.

Uno de los chicos de la clase fue a visitar a un joven ejecutivo, para reconocer la ayuda que éste le había prestado en la planificación de su carrera.

Le dio una cinta azul y se la prendió en la camisa. Después le entregó dos cintas más, diciéndole:

—En clase estamos realizando un proyecto de investigación sobre el reconocimiento y nos gustaría que usted también encontrase a alguien merecedor de este honor, le diera una cinta azul y otra para que esa persona, a su vez, pueda reconocer a una tercera persona y así mantener en marcha esta ceremonia. Le ruego que después me informe de lo que suceda.

El mismo día, el joven ejecutivo fue a ver a su jefe que, en honor a la verdad, siempre se había caracterizado por ser bastante gruñón y le dijo que lo admiraba profundamente por su creatividad. El jefe pareció sorprendidísimo, más aún cuando su colaborador le preguntó si aceptaría que le entregara la cinta azul y le permitiría que se la prendiera.

—Bueno… sí, claro —balbuceó el atónito jefe.

El joven ejecutivo se la colocó en el pecho, sobre el corazón, y finalmente le dio la otra cinta, preguntándole:

—¿Me haría usted el favor de aceptar esa cinta y ofrecérsela a alguien que la merezca? El chico que me las dio está haciendo un proyecto escolar y queremos que esta ceremonia de reconocimiento continúe, para ver de qué manera afecta a la gente.

Esa noche, cuando el jefe regresó a casa, llamó a su hijo de catorce años y, tras indicarle que se sentara, le dijo:

—Hoy me pasó algo de lo más increíble. Estaba en mi despacho cuando uno de los ejecutivos vino a decirme que me admiraba y me dio una cinta azul por mi creatividad. ¡Imagínate, piensa que soy un genio creativo! Después me puso
en la solapa esta cinta azul que dice «Sí que importa quién soy» y me dio otra pidiéndome que se la diera a alguien que a mi juicio la merezca. Esta noche, mientras volvía a casa, me puse a buscar a alguien cuyos méritos quisiera reconocer y me acordé de ti. Eres tú quien se merece este reconocimiento.

»Mi vida es realmente un acoso, y cuando vuelvo a casa no te presto mucha atención. A veces te grito por no traer notas suficientemente buenas de la escuela, pero no sé bien por qué, esta noche quería sentarme aquí contigo
y… bueno, decirte simplemente que me importas. Además de tu madre, tú eres la persona más importante que hay en mi vida. ¡Eres un chico estupendo y te quiero muchísimo!

El sorprendido muchacho empezó a sollozar, y no podía dejar de llorar. Le temblaba todo el cuerpo. Levantó los ojos hacia su padre y le dijo, entre lágrimas:

—Papá, estaba pensando en suicidarme esta noche, creyendo que tú no me querías, ¡pero ahora ya no es necesario!

Helice Bridges