0

UN CEREBRO OCULTO EN LA CAPILLA SIXTINA

Ciencia y religión, unidas en una imagen creada por el gran Miguel Ángel en su obra maestra, los frescos de la Capilla Sixtina.

En 1990, el doctor Frank Lynn Meshberger publicó un articulo en el Diario de la Asociación Médica Norteamericana explicando que las figuras y sombras situadas detrás de la de Dios, son una imagen anatómicamente precisa del cerebro humano, incluyendo el lóbulo frontal, el quiasma óptico, el tronco del encéfalo, la hipófisis (o glándula pituitaria) y el cerebelo.

Es decir, Dios esta superpuesto sobre el sistema límbico, el centro emocional del cerebro. Su brazo derecho se extiende desde la corteza prefrontal, la región más creativa y más exclusivamente humana del cerebro.

Bajo el brazo extendido del creador, aparece curiosamente un ángel entristecido, en un área del cerebro que aparece activada en una tomografía TEP, cuando alguien experimenta un pensamiento triste.


Esta escena es la famosísima creación de Adán. Adán ya esta vivo y Dios le infunde la chispa de vida sin tocarse, conectados como una sinapsis neuronal. Un Dios todopoderoso que esta en el interior de nuestro cerebro.

Y esto que es… una enorme casualidad? Jamas lo sabremos, pero el misterio… queda ahi… Quiza el gran Miguel Angel era ajeno al significado cientifico de lo que plasmaba sobre la Capilla Sixtina… o nos quiso dejar un mensaje en clave que ahora ha sido descifrado…    -Fuente Externa-

Sorprendente, verdad?

 

 

 

0

Fabula del Buho (Reflexion)

Una vez, llegó a la selva un búho que había estado en
cautiverio, y explicó a todos los demás animales las costumbres de
los humanos.

Contaba, por ejemplo, que en las ciudades los hombres calificaban a los
artistas por competencias, a fin de decidir quiénes eran los mejores
en cada disciplina: pintura, dibujo, escultura, canto…

La idea de adoptar costumbres humanas prendió con fuerza entre los
animales y quizá por ello se organizó de inmediato un concurso de
canto, en el que se inscribieron rápidamente casi todos los
presentes, desde el jilguero hasta el rinoceronte.

Guiados por el búho, que había aprendido en la ciudad, se
decretó que el concurso se fallaría por voto secreto y universal
de todos los concursantes que, de este modo, serían su propio jurado.

Así fue. Todos los animales, incluido el hombre, subieron al estrado
y cantaron, recibiendo un mayor o menor aplauso de la audiencia.
Después anotaron su voto en un papelito y lo colocaron, doblado, en
una gran urna que estaba vigilada por el búho.

Cuando llegó el momento del recuento, el búho subió al
improvisado escenario y, flanqueado por dos ancianos monos, abrió la
urna para comenzar el recuento de los votos de aquel “transparente acto
electoral”, “gala del voto universal y secreto” y “ejemplo de
vocación democrática”, como había oído decir a los
políticos de las ciudades.

Uno de los ancianos sacó el primer voto y, el búho, ante la
emoción general, gritó: “¡el primer voto, hermanos, es para
nuestro amigo el burro!”.

Se produjo un silencio, seguido de algunos tímidos aplausos.

— Segundo voto: ¡el burro! Desconcierto general.

— Tercero: ¡el burro!

Los concurrentes empezaron a mirarse unos a otros, sorprendidos al
principio, con ojos acusadores después y, por último, al seguir
apareciendo votos para el burro, cada vez más avergonzados y
sintiéndose culpables por sus propios votos.

Todos sabían que no había peor canto que el desastroso rebuzno del
equino. Sin embargo, uno tras otro, los votos lo elegían como el
mejor de los cantantes.

Y así, sucedió que, terminado el escrutinio, quedó decidido por
“libre elección del imparcial jurado”, que el desigual y estridente
grito del burro era el ganador.

Y fue declarado como “la mejor voz de la selva y alrededores” .

El búho explicó después lo sucedido: cada concursante,
considerándose a sí mismo el indudable vencedor, había dado su
voto al menos cualificado de los concursantes, aquél que no podía
representar amenaza alguna.

La votación fue casi unánime. Sólo dos votos no fueron para
el burro: el del propio burro, que creía que no tenía nada que
perder y había votado sinceramente por la calandria, y el del hombre
que, cómo no, había votado por sí mismo.

0

Creer es crear

“¿Por qué aquí todo el mundo es tan feliz menos yo? Porque no puedes ver fuera de ti lo que no logras ver dentro de ti” – Anthony de Mello


Ésta no es un película de ficción: la vida es un hecho real.

Trata sobre el camino personal del yo soy, y sobre el destino colectivo del todos somos uno. Es un mensaje de corazón a corazón, sin intermediarios. Habla, desde la visión Maya, del colapso del viajo sistema de creencias y el renacimiento del ser humano.

Todo colapso conlleva un renacer. Tiene que ver con México. Y con América Latina. Y con el mundo entero. El mensaje es galáctico.

Es un película de alta vibración. Un regalo.


0

Templo de La Luna – Wayna Picchu (Peru)

Muchas de las cavernas han sido embellecidas por el hombre y convertidas en recintos probablemente destinados a sepulturas. Una de las mas notables se le conoce como el “Templo de la Luna“.

Una caverna apostada debajo de una gran roca con unos siete metros de ancho, 12 m de largo y 2,5 m de alto. Esta se encuentra en Perú, en la majestuosa “Picchu”  que significa “montaña” donde encontramos la emblemática ciudad perdida de los Incas  “Machu Picchu” considerada una de las 7 maravillas del mundo.

En la época colonial Picchu se dividia en dos secciones: una sur, un macizo giboso llamado Machu (“mayor” o “viejo”), y otra norte, delgada y erguida, llamada Wayna (“menor” o “joven”).

Wayna Picchu debió servir como puesto de vigilancia y centro de comunicaciones quizá, como usualmente se especula, mediante señales visuales.

En “El templo de la Luna” encontramos justo en la entrada la mensionada trilogía inca que consta de tres animales: El cóndor, el puma y la serpiente. Cada uno de ellos representa una parte del mundo en la concepción tripartita. Es decir el mundo dividido en: El Hanan Pacha ( mundo de arriba) representado por el cóndor; el Kay Pacha (el mundo terrenal), representado por el puma y el Ukhu Pacha (el inframundo), representado por la serpiente.

El cóndor símboliza  independencia, para los Incas este era el mensajero de los dioses y de los espíritus. El puma simboliza la sabiduría, la fuerza, la inteligencia. Simbolizaba para los Incas al gobierno, razon por la que probablemente la planificación de la construcción de la ciudad del Qosqo tuviera la forma de un puma. Por ultimo la serpiente que es de  la representación de lo infinito para los incas. Simboliza el mundo de abajo o el mundo de los muertos. -AD

Video: