0

No me arrepiento de nada

Poema hermoso de Gioconda Belli. Supe de ella hace años cuando investigaba sobre un personaje que llamaba mucho mi atención: Juana de Castilla mejor conocida como “Juana la loca”. Esta escritora Nicaragüense nos entrega en su libro “El pergamino de la seducción” una novela que mezcla la historia de Juana y Felipe el hermoso con los personajes del libro. Si les gusta la historia se los recomiendo. Mientras, aquí les dejo el poema y se que seguramente muchas de ustedes (mujeres) se van a identificar con el.

Amor y luz, -AD

 

shed

Desde la mujer que soy,
a veces me da por contemplar
aquellas que pude haber sido;
las mujeres primorosas,
hacendosas, buenas esposas,
dechado de virtudes,
que deseara mi madre.
No sé por qué
la vida entera he pasado
rebelándome contra ellas.
Odio sus amenazas en mi cuerpo.
La culpa que sus vidas impecables,
por extraño maleficio,
me inspiran.
Reniego de sus buenos oficios;
de los llantos a escondidas del esposo,
del pudor de su desnudez
bajo la planchada y almidonada ropa interior.

Estas mujeres, sin embargo,
me miran desde el interior de los espejos,
levantan su dedo acusador
y, a veces, cedo a sus miradas de reproche
y quiero ganarme la aceptación universal,
ser la “niña buena”, la “mujer decente”
la Gioconda irreprochable.

Sacarme diez en conducta
con el partido, el estado, las amistades,
mi familia, mis hijos y todos los demás seres
que abundantes pueblan este mundo nuestro.

En esta contradicción inevitable
entre lo que debió haber sido y lo que es,
he librado numerosas batallas mortales,
batallas a mordiscos de ellas contra mí
—ellas habitando en mí queriendo ser yo misma—
transgrediendo maternos mandamientos,
desgarro adolorida y a trompicones
a las mujeres internas
que, desde la infancia, me retuercen los ojos
porque no quepo en el molde perfecto de sus sueños,
porque me atrevo a ser esta loca, falible, tierna y vulnerable,
que se enamora como alma en pena
de causas justas, hombres hermosos,
y palabras juguetonas.

Porque, de adulta, me atreví a vivir la niñez vedada,
e hice el amor sobre escritorios
—en horas de oficina—
y rompí lazos inviolables
y me atreví a gozar
el cuerpo sano y sinuoso
con que los genes de todos mis ancestros
me dotaron.

No culpo a nadie. Más bien les agradezco los dones.
No me arrepiento de nada, como dijo Edith Piaf.
Pero en los pozos oscuros en que me hundo,
cuando, en las mañanas, no más abrir los ojos,
siento las lágrimas pujando;
veo a esas otras mujeres esperando en el vestíbulo,
blandiendo condenas contra mi felicidad.

Impertérritas niñas buenas me circundan
y danzan sus canciones infantiles contra mí
contra esta mujer
hecha y derecha,
plena.
Esta mujer de pechos en pecho
y caderas anchas
que, por mi madre y contra ella,
me gusta ser.

Anuncios
0

Querida mujer…

557691_184025135049870_100835713368813_275972_539783390_nQuerida Mujer:

Venimos aquí hoy a ti como hombres comprometidos en ser más conscientes en todos los sentidos.

Sentimos un profundo amor, respeto y un sentimiento creciente de adoración por los dones de lo femenino.

También sentimos profunda tristeza por las acciones destructivas del inconsciente masculino en el pasado y el presente.

Queremos pedirte disculpas y reparar esas acciones, a fin de dar a luz una nueva era de co-creación contigo.

Al yo ser cada vez más consciente, me doy cuenta del rol de las energías masculinas y femeninas, dentro de mí, en ti y en toda la vida.

Sé que todos tenemos acceso a todo el espectro de estas energías.

También siento un creciente despertar a una dimensión más allá de todas las dualidades, libre y abierta…como el cielo.

Me comprometo a vivir y administrar una masculinidad que nos honre y celebre como iguales.

Sé que con el fin de honrarte realmente como mujer multidimensional,  debo estar plenamente presente en mí, y en los dones que poseo para compartir contigo.

Juntos podemos crear grandes milagros al nutrirnos el uno al otro de una manera consciente, tratándonos con reverencia y respeto, y adorando la divinidad expresada tanto en la energía masculina como en la femenina.

Como hombres, nuestra relación con el Femenino ha sido casi siempre inconsciente. Siento mucha pena que por tanto tiempo la Mujer y la Energía Femenina hayan sido subyugadas y oprimidas.  A través de la historia los hombres te han violado y abusado,  quemado en la hoguera…comprado y vendido tu cuerpo a cambio de placer sexual  ocupando posiciones políticas y religiosas de poder relegándote a posiciones serviles obligándote a tapar tu cara e incluso mutilar tus órganos sexuales de placer.

Puede que yo mismo no haya hecho esto,  pero soy consciente de las fuerzas inconscientes de la psique masculina  que se han sentido amenazadas por el Femenino y por eso han buscado dominarlo. Muchos de los hombres que te han suprimido y abusado ya no están vivos.

Dentro de los que vivimos, aún muchos hombres no serán capaces de disculparse…porque viven encadenados en una prisión de ira, vergüenza y miedo.

En nombre de todo mi género, te pido disculpas por nuestras acciones inconscientes cuando estábamos iracundos y asustados, en las manos destructivas de nuestra psique. Yo elijo no contribuir más con esas fuerzas y a no ser dirigido por ellas en mi propia vida.

Te ofrezco estas disculpas con la esperanza de poder comenzar de nuevo en un espíritu de co-creación.

Yo reconozco que las religiones de los últimos miles de años han sido principalmente fundadas y propagadas por los hombres. Pero todo lo que hemos realmente conocido es la expresión masculina de esas cosas.

Como resultado, hemos suprimido espiritualidades más sinceras, conectivas e inclusivas.

Me comprometo ahora también en honrar la espiritualidad basada en la divinidad femenina.

Como hombres, nuestra relación con nuestro planeta y sus recursos a menudo ha sido motivada por la competencia, la adquisición y la dominación.

Hemos creído erróneamente que la expansión podría protegernos de la usurpación y en el proceso violamos el carácter sagrado de la Tierra y perturbamos sus ritmos naturales.

Me comprometo a escuchar a la intuición que tienes de cómo sanar nuestro planeta y hacerlo prosperar.

Honro tu intuición y tu profunda capacidad de sentir.

Como hombres, a menudo hemos devaluado los sentimientos y la intuición a favor de una visión dominada por los datos y la lógica.

Esta forma de ser parecía necesaria para mover a la humanidad más allá de la superstición y la animalidad,  pero en el proceso hemos perdido en gran parte el corazón por la vida.

Me comprometo a respetar las artes de la sensibilidad, la intuición y la sabiduría del corazón femenino, para que juntos podamos integrarlas en una visión equilibrada de la vida, que honre e incluya todas las sabidurías.

Honro la belleza y la integridad de tu cuerpo.

Cuando a través de nuestros cuerpos nos cuidamos el uno al otro con devoción consciente, no hay fronteras para el amor que podemos generar.

Siento dolor que los hombres hayamos utilizado tu belleza como una forma de comercio en la prostitución y la pornografía.

En manos de la lujuria, a menudo carecimos de las habilidades para intimar con gracia o para tomar un “NO” por respuesta.

Adopto una postura en contra de cualquier forma de comercialización forzada o sin alma de la belleza de la mujer,  y respeto tu cuerpo porque te pertenece a ti.

Honro tu capacidad para la resolución pacífica de los conflictos, tu capacidad para disculparte con eficacia y perdonar con gracia.

Nosotros, los hombres hemos librado guerras sin fin sobre nuestros desacuerdos…

En el acto de defensa de nuestras tierras y de proteger a nuestras familias, nos convertimos en adictos a la lucha misma.

Por el contrario, es raro encontrar una invasión o una guerra instigada por una mujer, y por la violación, el asesinato, los corazones rotos y las familias que resultaron dañadas a raíz de ellas.

Damos la bienvenida a tu sabiduría en la creación de un mundo que pueda vivir sin recurrir a la destrucción.

Honro tu capacidad de escuchar a tu cuerpo y sus necesidades de alimentación, descanso y recreo.

Yo celebro tu capacidad de prestar atención a lo que es aquí y ahora.

Como hombres, nuestra preocupación con las metas y los resultados a menudo nos han dejado exhaustos y no nos ha permitido estar disponibles para una relación.

Sabemos que también las arrastramos a este desbalance,  frustrando a menudo su deseo de conectarse con nosotros.

El tiempo para alcanzar una manera centrada de ser, esta ya sobre nosotros.

Doy la bienvenida a tu sabiduría para mantener el equilibrio en nuestros cuerpos y en las formas de encontrarnos.

Honro tu sentido de la justicia compasiva.

En nuestro sistema de justicia, los hombres hemos dominado a través de jueces y policías, construido prisiones y reverenciado el principio del castigo.

Te doy la bienvenida a trabajar juntos en traer el corazón de regreso a nuestro sistema de justicia.

También sé que la economía mundial ha estado dominada por el inconsciente masculino, creando a menudo un sentido de la escasez y la codicia. Como resultado, muchas personas han quedado pobres y desposeídas.

A través de tu sentido natural de la crianza y la abundancia, sé que podemos trabajar juntos para crear una economía global verdaderamente consciente y amorosa.

Al pedirte disculpas por los daños que los hombres te han causado, reconozco que yo y muchos de mis hermanos también se han sentido heridos por nuestras madres, nuestras hermanas, nuestras parejas y ex parejas.

Estoy dispuesto a sentir ese dolor totalmente dentro de mí…y dejarlo ir.

Te perdono por cualquier forma en que puedas haber actuado inconscientemente, como yo me perdono a mí mismo y a mi género por nuestro caminar dormido.

A partir de este día, y siguiendo adelante el camino, me comprometo a tratar a tu corazón como el templo sagrado que es, y me comprometo a honrar lo femenino en ti y en mí y en mi relación con toda la vida.

Sé que al dejar atrás el pasado y unir las manos en el presente, podemos crear una verdadera sinergia de nuestras fortalezas.

Juntos, no hay nada que no se pueda lograr.

Juntos, podemos hacer milagros,

Juntos, podemos hacer milagros,

Juntos, podemos hacer milagros,

milagros, milagros, milagros!

0

El nobel de la Paz premia a tres defensoras de los derechos de la mujer

La presidenta de Liberia, Ellen Johnson-Sirleaf, la activista liberiana Leymah Gbowee y la política yemení Tawakel Karman han sido galardonadas con el Premio Nobel de la Paz 2011 por su “lucha no violenta por la seguridad y el derecho de las mujeres a participar plenamente en la construcción de la paz, según informó este viernes en Oslo el Comité Nobel del Parlamento noruego.

“No se puede alcanzar la democracia y una paz perdurable en el mundo a menos que las mujeres obtengan las mismas oportunidades que los hombres a la hora de influir en el desarrollo a todos los niveles de la sociedad”, indicó el Comité noruego en un comunicado.

 

Sirleaf, la «dama de hierro»

Sirleaf, presidenta de Liberia desde 2006 y primera mujer en ocupar una jefatura de Estado en África, es conocida también por haber contribuido a poner fin al conflicto armado en Liberia y a la caída del anterior presidente, Charles Taylor, al que un tribunal internacional juzga por crímenes contra la Humanidad.

Apodada en su país la “Dama de Hierro”, Sirleaf, de 72 años y madre de cuatro hijos, opta a un segundo mandato en las elecciones presidenciales previstas para el próximo martes, día 11.

Nacida el 29 de octubre de 1938 en Monrovia, estudio economía en la Universidad estadounidense de Harvard y a comienzos de la década de 1970 ocupó el cargo de secretaria de Estado de Finanzas. Ya en 1979 fue nombrada ministra de Finanzas en el Gobierno del presidente William Tolbert, cuyo derrocamiento y posterior asesinato, tras el golpe de estado perpetrado el 12 de abril de 1980 por el sargento Samuel K. Doe, le obligaron a abandonar el país.

Durante su exilio ocupó la vicepresidencia de la oficina regional de África del Citibank, con sede en Nairobi entre 1982 y 1985, para regresar después a su país con el objetivo de presentar su candidatura al Senado. Un discurso público, en el que criticó el régimen militar, le valió una condena de diez años de cárcel, aunque finalmente fue liberada poco después de ingresar en prisión.

Tras diversos cargos como economista en diferentes instituciones, como Naciones Unidas o el Banco Mundial, regresó a su país al finalizar la guerra civil en 1997. Si bien en un principio apoyó el golpe de estado de Charles Taylor contra el general Samuel Doe, más tarde se opuso a su gobierno y se enfrentó a éste en las elecciones de 1997, en las que obtuvo un 10% de los votos. Acusada de traición por Taylor, sufrió un nuevo destierro político.

 

Gbowee, por la participación de las mujeres

De la activista liberiana Leymah Gbowee, el Comité destacó el hecho de que “movilizara y organizara a las mujeres de todas los grupos étnicos y religiosos a fin de garantizar la participación de la mujer en las elecciones”. “Desde entonces ha trabajado por mejorar la influencia de las mujeres en África Occidental y en las situaciones de posguerra”, afirmó

Además del Nobel, Gbowee ha recibido otros premios como el de la Fundación de la Biblioteca de John F. Kennedy al Valor y el Premio de la Fundación Gruber por su defensa de los derechos de la mujer.

Fundada en 1822 por los esclavos negros liberados de Estados Unidos, Liberia, de donde son las dos primera galardonadas, ha gozado siempre de una paz frágil debido a las fuertes tensiones étnicas y a la presencia de mercenarios en sus zonas de selva.

 

Karman, por un Yemen «moderno»

En cuanto a la tercera galardonada, la política yemení Tawakkul Karman, el Comité declaró que, “en las circunstancias más difíciles, tanto antes como durante la ‘Primavera Árabe’, Karman jugó un papel destacado en la lucha por los derechos de las mujeres y por la democracia y la paz en Yemen”.

La yemení, que pernocta junto a su hijo y una de sus hijas en una pequeña tienda de campaña, desconocía que era candidata al premio, de lo que se enteró hoy mismo a través de la televisión.

Karman ha declarado tras el premio que la noticia supone una alegría para “todos los yemeníes” y ha advertido de que la lucha por “un Yemen democrático y moderno” continuará hasta la conquista de todos los derechos.

Para poner fin al anuncio, el Comité Nobel ha mostrados su deseo de que “el premio a Ellen Johnson-Sirleaf, Leymah Gbowee y Tawakkul Karman ayude a poner fin a la represión de las mujeres, que todavía persiste en muchos países, y a hacer realidad el gran potencial que las mujeres representan para la democracia y la paz”, concluyó.

Hasta ahora, sólo 12 mujeres han recibido el Nobel de la Paz en 110 años de historia, siendo la última la ecologista keniana Wangari Maathai (2004), que acaba de morir.

El premio será otorgado a los tres ganadores en Oslo el 10 de diciembre, fecha aniversario de la muerte de su fundador, el industrial y filántropo sueco Alfred Nobel. Consiste en una medalla, un diploma y un cheque por 10 millones de coronas suecas (alrededor de un millón de euros) que los tres ganadores compartirán.

Fuente: ABC