1

El tren de la vida

Nuestra vida es como un viaje en tren, llena de embarques y desembarques, de pequeños accidentes en el camino, de sorpresas agradables, con algunas subidas y bajadas tristes.
Cuando nacemos y subimos al tren, encontramos dos personas queridas, que nos harán conocer el viaje hasta el fin: nuestros padres.
Lamentablemente, ellos en alguna estación se bajarán para no volver a subir más. Quedaremos huérfanos de su cariño, protección y afecto.
Pero a pesar de esto, nuestro viaje deberá continuar; conoceremos otras interesantes personas durante la larga travesía, entre ellos nuestros hermanos, amigos y amores. Muchos de ellos solo realizarán un corto paseo, otros estarán siempre a nuestro lado, compartiendo alegrías y tristezas. En el tren, también viajarán personas que andarán de vagón en vagón para ayudar a quien lo necesite. Muchos se bajarán y dejarán recuerdos inborrables… otros en cambio, viajarán ocupando asientos, sin que nadie perciba que están allí sentados.
Es curioso ver como algunos pasajeros a los que queremos deciden sentarse alejados de nosotros, en otros vagones. Eso nos obliga a realizar el viaje separados de ellos. Pero eso no nos impedirá, aunque tal vez con alguna dificultad, acercarnos a ellos. Lo difícil es aceptar que, a pesar de estar cerca… no podremos sentarnos juntos, pues muchas veces otras son las personas que los acompañan.
Este viaje es así, lleno de atropellos, sueños, fantasías, esperas, llegadas y partidas. Sabemos que este tren solo realiza un viaje: el de ida. Tratemos, entonces, de viajar lo mejor posible, intentando tener una buena relación con todos los pasajeros, procurando lo mejor de cada uno de ellos, recordando siempre que, en algún momento del viaje, alguien puede perder sus fuerzas y deberemos entender eso. A nosotros también nos ocurrirá lo mismo; seguramente alguien nos entenderá y ayudará.
El gran misterio de este viaje es que no sabemos en cual estación nos tocará descender.
Pienso: cuando tenga que bajarme del tren ¿ sentiré añoranzas?. Mi respuesta es SÍ; dejar a mis hijos viajando solos será muy triste. Separarme de los amores de mi vida, será doloroso. Pero tengo la esperanza de que en algún momento nos volveremos a encontrar en la estación principal y tendré la emoción de verlos llegar con mucha más experiencia de la que tenían al iniciar el viaje. Seré feliz al pensar que en algo pude colaborar para que ellos hayan crecido como buenas personas. Ahora, en este momento, el tren disminuye la velocidad para que suban y bajen personas. Mi emoción aumenta a medida que el tren va parando… ¿ quien subirá? ¿ Quién será? … Me gustaría que TU pensases que el desembarcar del tren, no es solo una representación de la muerte o el término de una historia que dos personas construyeron y que por motivos íntimos dejaron desmoronar.
Estoy feliz de ver como ciertas personas, como nosotros, tienen la capacidad de reconstruir para volver a empezar, eso es señal de lucha y garra, y saber vivir es poder obtener lo mejor de todos los pasajeros. Agradezco a DIOS, porque estemos realizando este viaje juntos y, a pesar de que a veces nuestros asientos no estén juntos, con seguridad el vagón en el que vamos y el maquinista son los mismos. A ti, que estas leyendo, te dejo un abrazo enorme, que tengas un gran día y gracias por acompañarme en este viaje…
-Autor Desconocido
Anuncios
0

El primer viaje a la luna

El 20 de julio de 1969, millones de personas en todo el planeta presenciaron el acontecimiento el siglo, la llegada del hombre a la Luna. En ese entonces yo tenía 9 años. En mi inocencia de infante, ante las primeras imágenes le pregunto a mi madre… “¿Por qué se muestra el alunizaje desde la Luna?, ¿quién está filmando?”.

Tiempo después comenzaría una polémica que alteraría este evento mundial. Se acusaba a la Nasa de fraude. Las fotografías tomadas por las misiones Apolo, los paseos lunares y algunos accidentes técnicos anteriores a la “primera misión exitosa”, al parecer contienen “anomalías” descubiertas por expertos en fotografía e investigadores. Existen dos teorías sobre esto:

Una se apoya sobre un fraude total, o sea, jamás nadie pisó la luna y fuimos engañados a una escala nunca vista por la humanidad; solo fue una propaganda para demostrar su poderío frente a la ex Unión Soviética en plena carrera espacial dentro del contexto de la “Guerra Fría”.
*

La otra teoría indica que el hombre sí estuvo en la Luna pero varias fotos fueron realizadas en estudios de la Tierra debido a que las fotografías originales contenían ovnis y estructuras lunares extraterrestres que no quisieron mostrarnos. Se sabe o se denuncia que los astronautas estuvieron vigilados allí por ovnis y que usaron un canal de radiocomunicación secreto para coordinar acciones con la base en Tierra.

Otro punto a favor de esta teoría fue el excesivo tiempo de la “cuarentena” (40 días) que sufrieron los astronautas. La cuarentena es para evitar que penetren organismos vivos ajenos al planeta Tierra, y si aseguraban que en la Luna no había vida ¿por qué tanto tiempo? ¿Les lavaron el cerebro o los utilizaron para realizar las fotografías de encubrimiento?

El 27 de mayo de 1967 surgieron unos importantes problemas en el modulo de mando del Apolo 1 mientras los astronautas estaban trabajando en él; hubo una corta transmisión: “Tenemos un incendio en la cabina”. En pocos segundos la temperatura se elevó a 1.400 grados debido a la alta concentración de oxígeno puro. Los 3 astronautas del Apolo 1 murieron. Para muchos de los que dudan de la Nasa, dicen que era imposible solucionar todos los defectos tecnológicos que tenían en un lapso tan breve de 2 años.

Y por si todo esto fuera poco, la NASA dijo que “perdió” las filmaciones originales. Para ello, podemos ver la noticia Perdió la NASA los videos del alunizaje publicada por muchos medios a nivel internacional.

Nota aclaratoria:

Las teorías acerca de la falsedad de la llegada a la Luna por parte de EE.UU. el 20 de julio de 1969 pueden ser o no verdad. Quizá…
1.Hayan preparado en un set de filmación una escena por si se cortaba la transmisión real (si es que la hubo) para “no pasar vergüenza”.
2. Fueron realmente a la Luna, pero la NASA no quiere aclarar directamente las dudas (tendrás sus motivos).
3. No llegaron el 20 de julio de 1969 pero sí lo hicieron en viajes posteriores.
4. Nunca fueron a la Luna, ni los EE.UU. ni la U.R.S.S.

En lo personal, no puedo afirmar categóricamente ninguna de las hipótesis. Sigo leyendo, investigando cuando puedo… Es un tema fascinante.

http://www.fmmeducacion.com.ar