0

Bombillas de bajo consumo

Todos los municipios en Gran Bretaña se niegan a recoger las bombillas de bajo consumo de las cosas porque contienen mercurio tóxico, que emite vapores venenosos.

Pero los consumidores confundidos siguen poniendo en sus casas estas nuevas bombillas, que están clasificadas como desechos peligrosos, en sus contenedores de basura cuando se estropean, poniendo en riesgo potencial a miles de trabajadores que recogen la basura.

Antes, los ciudadanos dejaban las bombillas tradicionales que se han usado durante 120 años en los cubos domésticos.

Sin embargo, éstas han sido dejadas atrás siguiendo una orden de la Unión Europea y están siendo reemplazadas por bombillas de bajo consumo, muchas de las cuales contienen mercurio.

La pasada noche UNISON, el sindicato que representa a miles de trabajadores recogedores de basura en Gran Bretaña, anunció que estaban preocupados por los riesgos que enfrentaban los trabajadores.

Un portavoz anunció: “estamos preocupados porque la mayor parte de la gente no sabe que estas bombillas NO DEBEN COLOCARSE EN LOS CUBOS HABITUALES. El Gobierno no está haciendo nada para informar a la gente sobre los riesgos existentes”

Los tipos  más comunes de bombillas de baja energía son conocidas como “lámparas fluorescentes compactas”.

Un estudio llevado a cabo por la Agencia Medioambiental Federal alemana encontró que cuando una de ellas se rompe, emite niveles de vapores tóxicos 20 veces superiores a los límites establecidos en las guías de seguridad en espacios interiores.

Si se rompe una bombilla, el consejo de la Agencia de Protección de Salud de Gran Bretaña es evacuar la sala y dejarla ventilar durante 15 minutos.

Fuente: Trinity a tierra

2

El mito del Fluor

Se estima que un tercio de los productos de higiene corporal contiene por lo menos un ingrediente carcinógeno. Las tasas de cáncer incrementan día a día de forma alarmante. Los efectos en la salud de los casi 4 millones de químicos sintéticos presentes en el medio ambiente son prácticamente desconocidos, ya que dado su elevado número es imposible estudiar cada uno de ellos.
La mayoría no somos conscientes de que absorbemos más toxinas al respirar y a través de la piel que comiendo o bebiendo, por lo que debemos elegir productos de higiene corporal y belleza (jabones, champú, cremas hidratantes, cosméticos, bronceadores, etc) lo más naturales posibles.
 Los parabens usados como conservantes (methylparaben, propylparaben, butylparaben, ethylparaben, isobutyl paraben o E216), el ethyl alcohol, el alcohol isopropílico y los ftalatos son algunos de los químicos más frecuentes que encontramos en los productos de higiene corporal, incluso en los que se venden en herbolarios bajo la denominación de productos naturales. Los ftalatos son derivados del plástico y, en general, no aparecen listados en las etiquetas.

El mito del FLÚOR.

¿Pondrías arsénico en tu cepillo de dientes? El flúor, un veneno casi tan potente como el arsénico, se añade a muchas muchos dentífricos y enjuagues dentales. Sólo dos gramos de flúor son capaces de matar a un adulto y 500 gr son suficientes para matar un niño.

Por increíble que nos parezca, no sólo el flúor no previene las caries, sino que daña el esmalte de los dientes provocando fluorosis dental: los dientes pierden su coloración natural, se vuelven más frágiles y se rompen con facilidad. Además, el flúor provoca la precipitación del calcio, lo que daña la estructura ósea, de la que los dientes forman parte, al estar compuesta principalmente por calcio. También puede provocar osteoporosis. La acumulación de depósitos de calcio en las arterias puede dar lugar a afecciones cardiacas y arterioesclerosis. El flúor también mineraliza los tendones, los músculos y los ligamentos volviéndolos quebradizos, dolorosos y poco flexibles. El flúor es un potente veneno que puede provocar múltiples patologías como cáncer, (principalmente osteosarcoma, el tipo más común de cáncer de huesos, y cáncer de tiroides), hipotiroidismo, fibrosis pulmonar, enfermedades renales, roturas de tendones (el flúor ataca el colágeno), infertilidad (baja los niveles de testosterona, así como la movilidad y el número de espermatozoides), artritis y obesidad. En niños disminuye su coeficiente intelectural (IQ) y puede ser causa del Síndrome de Deficiencia de Atención con Hiperactividad (ADHD)

El flúor se acumula en la glándula pineal, provocando una reducción en la producción de melatonina, una hormona de efectos anticancerígenos que producimos durante el sueño.

El ácido fluorídico corroe casi todos los metales, por eso el interior de los tubos de dentífrico con flúor es de plástico.

El flúor es un excelente bactericida, por eso se incorporó en los dentríficos y otros productos de higiene oral. En algunos países como Estados Unidos el agua es fluorada para prevenir las caries, pero numerosos estudios demuestran los mismos niveles de caries en poblaciones en las que el agua está fluorada en comparación con las que no lo está. En España se suministra agua fluorada en algunas ciudades y pueblos de Andalucia, Murcia, Extremadura, Cataluña y País Vasco. Los filtros de carbón activo no eliminan el flúor, el único capaz de eliminarlo de las aguas fluoradas es un filtro de osmosis inversa. También hay que considerar que algunas marcas de agua mineral contienen altos niveles de flúor. En USA algunas personas han muerto o enfermado cuando el equipo de fluoración del agua ha fallado bombeando demasiado flúor en el agua. El flúor NO es un nutriente esencial que tu cuerpo necesite.

Investigadores austriacos verificaron en 1970 que incluso 1 ppm (1 parte por millón equivale a 1 mg por litro) de concentración de flúor puede provocar hasta un 50% de daño en las enzimas del ADN que se encargan de reparar las células, lo que acelera el proceso de envejecimiento.

Estas fueron las palabras que pronunció el responsable del departamento químico del Instituto Nacional de Cáncer, el doctor Dean Burk, ante el congreso de USA en Julio de 1976: “De hecho, el flúor causa más mortalidad por cáncer en humanos y más rápido que cualquier otra sustancia química.”

Hitler ya usó el agua fluorada para controlar la población de los territorios ocupados (no lo usó en Alemania). En China también se usó para el control de natalidad.

El flúor es un producto de desecho de la industria de los fertilizantes de fosfato. Estos desechos son demasiado peligrosos para verterlos en el medio ambiente, con lo que decidieron usarlos para la “higiene oral” y añadirlos al agua de consumo. El flúor también se emplea en la fabricación de uranio enriquecido para las centrales de uranio y la construcción de armas nucleares, así como en la fabricación de insecticidas y veneno para ratas y cucarachas.

Además del flúor añadido a pastas de dientes, hilo dental, lavados bucales y otros productos de higiene dental, también encontramos flúor en el té (sólo está presente en el té, no en otras infusiones herbales), medicamentos antidepresivos como Prozac y en las sartenes y cazuelas antiadherentes de Teflón

No confíes en el flúor para evitar las caries basta con que lleves un estilo de vida saludable, elijas alimentos naturales y evites el azúcar y los alimentos procesados.

El flúor al ser un halógeno como el yodo, utiliza los mismos receptores celulares del yodo, lo que provoca un carencias de yodo, principal causa de Hipotiroidismo. La deficiencia de yodo es una de las tres carencias nutricionales más comunes, junto con el magnesio y la vitamina D El yodo ayuda a eliminar el flúor del organismo. Es recomendable suplementar con yodo lugol al menos durante un par de meses.

Para más información sobre el flúor imprescindible leer “The Fluoride Deception” (El Engaño del Flúor) de Chistopher Bryson, productor de la cadena de televisión británica BBC, resultado de una década de investigación sobre el flúor.

0

Bombillos de bajo consumo

¿Sabías que los bombillos de bajo consumo en caso de romperse te exponen a un serio peligro?

El ministerio de salud británico ha anunciado el alto contenido de mercurio que es mucho más venenoso que el plomo o el arsénico.

Es tan dañino que de romperse el bombillo todos debería salir de la habitación durante 15 minutos, evitar pisar los vidrios rotos, y más tarde los restos deberán ser recogidos con una escoba común y guantes para evitar el contacto.

El mercurio produce jaqueca, desequilibrio, desorientación, problemas de la piel y dolencias graves con tan solo  tocarlo o inhalarlo… -AD