0

Actualmente en la magnetosfera la tormenta solar del 8 de septiembre

En estos momentos, está llegando a la magnetosfera, la segunda CME correspondiente a la tormenta solar del pasado día 8 de septiembre.

El diagrama de la Magnetosfera es el siguiente en tiempo real.

La actualización se verifica cada 15 minutos desde el enlace de la foto.

Los últimos datos de actividad solar acumulada son los siguientes:

Puede observarse que desde el día 6 de septiembre, la actividad solar es elevada.

En este momento el diagrama TEC F2, muestra las zonas donde se está produciendo la mayor absorción.

El diagrama de actividad Geomagnética por Flujo de partículas y tasa de absorción de la Magnetosfera es el siguiente:

Respecto a las zonas de absorción de la tormenta, tenemos:

Y el diagrama agregado en tiempo real, es el siguiente:

Los mayores picos de impacto han estado entre las 0:00 horas del día 9 y las 16:00 del día 10.

El Reporting dado por el SIDC , cataloga las tormentas en M 1.1 y M1.2, con picos de protones. Seguidamente enlazamos con el ISES Regional Warning Center Brussels

El sol en este momento está presentando una actividad menos activa que los dias anteriores, y se espera un incremento de picos de Tormentas M para los próximos días. La imagen del SWAP es la siguiente en tiempo real.

Respecto a la actividad de las manchas solares tenemos la siguiente situación:

Pueden ver aquí una simulación dinámica en tiempo real de la magnetopausa.

Riesgo sísmico en las zonas del mapa marcadas por líneas grises y verdes para las próximas horas:

Destacar un reciente terremoto en Holanda de M4.5 y otro en Vancouver Canadá M6.7

Saquen sus propias conclusiones.

Fuente: StarviewerTeam y youtube

Anuncios
0

Llamarada solar impactará la Tierra hoy 9 de septiembre

El Observatorio Solar y Heliosférico (SOHO, en sus siglas en inglés) ha detectado una eyección de masa coronal que emerge del Sol y se dirige en dirección al sur de la línea Sol-Tierra. Concretamente, la tormenta estalló a las 22.12 horas (hora peninsular) del pasado martes. Se trata de la mancha solar 1283 que está activa de nuevo y ha producido otra llamarada de clase X después de una serie de llamaradas de distinta importancia en los últimos días.

Imagen de la llamarada solar X2.1 capturada por el SOHO el 6 de setiembre del 2011 entorno a la mancha solar 1283

La NASA ha clasificado esta erupción de clase X-2.1. Los efectos de esta llamarada podrían sentirse mañana 9 de setiembre.

La actividad solar ha sido muy alta en los últimos días con múltiples llamaradas de clase M y dos importantes de clase X en las últimas 72 horas. La mancha solar 1283 seguirá siendo una fuente de llamaradas solares. Una tormenta geomagnética es muy posible que llegue a la Tierra mañana 9 de setiembre si cualquiera de las múltiples eyecciones coronarias de los últimos días dirige su recorrido hacia la magnetosfera de la Tierra. NASA informa de que éste parece ser el caso y que los efectos de la tormenta solar podrían ser percibidos en la Tierra mañana 9 de setiembre.

llamarada M6.7 capturada por Stereo Ahead las últimas horas en la misma mancha 1283

Para entender un poco la terminología de este tipo de noticias, doy algunos datos:

Las erupciones solares tienen tres tipos de clasificación según su intensidad, X, las fuertes, M, las medianas y C, las más débiles.

La clasificación de la agencia NOAA para las erupciones y eyecciones definen la magnitud de las eyecciones, además, en una escala numérica. Por ejemplo, un X1 sería la más floja en una escala de 1 a 20. La NOAA define las características de una tormenta solar en la Tierra (en caso de que llamaradas solares se extiendan en la dirección de la Tierra) de esta manera.

Intensidad de los Rayos X solares durante los últimos días

X1 (fuerte): Se produce un apagón de las comunicaciones de alta frecuencia en áreas extensas. Pérdida de las comunicaciones de radio en esta banda durante una hora en la zona del dia terrestre. En la radio-navegación, los sistemas de radio-navegación de baja frecuencia se ven degradados durante una hora.

El caso de la X2.1 citada arriba sería algo más fuerte que la anterior y por lo tanto sus esperados efectos podrían estar en ese rango en según qué lugares de la Tierra.

Otra otra gran mancha solar (1289) que se re-activó el pasado martes. Esta mancha solar 1289 de la que no se habla tanto se está expandiendo aunque no es tan compleja como la 1283 desde el punto de vista magnético, algo que, por otro lado, podría cambiar en cualquier momento.

x10 (severo): Apagón en la mayor parte de la zona del día terrestre durante una o dos horas. Imposibilidad de contactar en estas bandas durante este tiempo. En la radio-navegación, efectos en los sistemas de radio- navegación de baja frecuencia durante una o dos horas. Pueden producirse afecciones menores en los sistemas de radio-navegación en las regiones satelitales del dia terrestre.

x20 (extremo): En las radio-comunicaciones se produce un apagón completo en la zona del día terrestre durante varias horas. Imposibilidad de establecer enlaces en las comunicaciones aeronáuticas y marítimas en estas bandas. En cuanto a la radio-navegación, los sistemas de radionavegación aeronáuticos y marítimos de baja frecuencia se ven afectados durante varias horas en la zona del día terrestre provocando pérdida de posicionamiento. Se registra un aumento de errores en los sistemas de radionavegación satelitales en la zona del día terrestre que puede durar hasta entrada la noche.

Llamarada solar de X1.8 capturada el pasado miércoles 7 de set

La llamarada solar más potente de los últimos años tuvo lugar el pasado 9 de agosto del 2011 (X 6.9) pero en este caso las eyecciones de masa coronal no apuntaban a la Tierra por lo que apenas se pudieron percibir aquí sus efectos.

En el año 2012, el Sol llega a su nivel de actividad máxima en su ciclo de 11 años.

Mira en el vídeo que muestra cómo el Sol se ha activado de nuevo estas eyecciones coronarias múltiples que emergen de ambos lados de sol entre el 4 de set y el 8 de set

La NASA ha alertado de que si la llamarada impacta sobre el campo magnético terrestre ésta podría ocasionar alteraciones en las señales de GPS, comunicaciones de radio, redes de energía, aparatología médica, entre otros muchos efectos en nuestra forma de vida.

Fuente: Omniverso Fractal

0

¿Que ocultan los científicos sobre las actuales tormentas solares?

La NASA y la Agencia Espacial Europea han estado advirtiendo al mundo durante dos años sobre las catástrofes que pueden desarrollarse a finales de 2011 hasta el 2012.

Pocos han estado escuchando.

Calificándolo de “Super tormenta solar, evento que pasa solo una vez en vida”, la NASA advierte de que las llamaradas solares pueden golpear la Tierra anulando la infraestructura tecnológica en el hemisferio norte llevandonos tecnologicamente a los años de 1800.

Rusia también ha expresado su preocupación. El eminente astrofísico, Alexey Demetriev (“PLANETOPHYSICAL STATE OF THE EARTH AND LIFE“) dice que lo que está ocurriendo es peor, mucho peor de lo que la NASA y la ESA han admitido:

Nuestro sistema solar está entrando en una inmensa nube mortal, de energía interestelar.

En un cinturón desconocido de particulas de photones.
La tierra indefensa ante el cinturón de partículas

Los aterrorizado científicos de la NASA descubrieron el 14 de julio de 2010 que nuestro sistema está pasando por una nube de energía interestelar. Esta gran nube de energía electrificada de gas es preocupante y altera al sol. Junto con el debilitamiento y movimiento del escudo magnético de la Tierra, el mundo se está volviendo indefenso debido a las masivas erupciones solares y la radiación intensa.

La NASA, la ESA y la Academia Nacional de Ciencias han emitido una advertencia sin precedentes “tormenta solar para el 2012”. Pero lo que la NASA y el gobierno federal se esconden, según Demetriev, es que el sol y todo nuestro sistema solar, se ha hundido en la nube de fotones … una cinta peligrosa que podría precipitar una gigantesca explosión solar, anomalías magnéticas, precipitaciones de cometas masivas y desestabilizar las órbitas de algunos asteroides que rondan nuestro sistema solar.

Dr. Demetriev ha puesto de manifiesto que tanto las sondas Voyager 1 y Voyager 2 informaron que el sistema solar entero está en riesgo. Peor aún, Merav Opher, un investigador heliofísico de la NASA invitado de la Universidad George Mason dice que esta nube de energía interestelar es inestable y turbulento.

El científico ruso afirma además que la nube de energía excita la atmósferas de nuestros planetas y especialmente a nuestro sol. A medida que esta nube de energía interestelar continúa excitando/cargando el sol, hace que el sol se vuelven más activas, lo que resulta en una mayor actividad del sol. (Fuente: Coup Media Group).

Letales destellos supermasivos afectan el clima

El resultado final es más grande y más frecuentes tormentas solares y eyecciones de masa coronal (CME), resultando en el efecto de Carrington, nombrado despues del siglo 19 por el científico Richard Carrington. El efecto Carrington predice la generación de súper tormentas solares que afectan a la Tierra en formas que son muy desagradables.

Esta nube interestelar de energía eléctrica también es absorbida por la Tierra, y los científicos han encontrado que se traduce en más terremotos, a la vez que afecta mucho el clima.

Catástrofe Global

¿Qué se espera? La fuerte posibilidad de la pérdida de la alta tecnología, creciente supertormentas, una proxima edad de hielo, terremotos más frecuentes, masivas actividad volcánica, tsunamis y la tierra expuesta a mortales baños radiactivos.

Fuente: Ovnis Ultima Hora

0

NASA capta cómo tormenta solar envuelve a la Tierra

Por primera vez, una nave captó cómo una tormenta solar envolvía a la Tierra. La misión Solar TErrestrial RElations Observatory (STEREO) de la agencia espacial estadounidense (NASA) siguió el recorrido de la explosión hasta su llegada a nuestro planeta, lo que dio nuevos datos que ayudarán a facilitar las predicciones climáticas en la Tierra y conocer mejor la evolución de las explosiones solares, que pueden dañar satélites y causar fallos en las comunicaciones.

La sonda captó la tormenta cuando se encontraba a más de 104 millones de kilómetros de la Tierra en 2008, pero el equipo de la misión se tomó más de tres años procesar los datos que había captado, informó la NASA.

Con la información que captó la nave científicos de la Universidad de Standford diseñaron un nuevo método para detectar las llamadas “eyecciones de masa coronal” (CMEs, por sus siglas en inglés) causantes de las auroras boreales pero también de las interrupciones en las comunicaciones.

“Hemos visto CME antes, pero nunca como estas. STEREO nos ha dado una nueva visión de las tormentas solares”, dijo Lika Guhathakurta del programa científico de la misión de la NASA.

Siguiendo el rastro

Según el estudio publicado en la revista Science, estas erupciones solares emergen del interior del astro rey como fuertes campos magnéticos, estallan hacia la superficie y arrojan una enorme burbuja de plasma magnético, lo que provoca una onda que se expande hacia el Sistema Solar.

Los campos magnéticos que forman manchas solares son generados al menos 65 mil kilómetros por debajo de la superficie y calcularon que la velocidad en la que emergen, es de 0.3 a 0.6 kilómetros por segundo y provocan manchas solares uno o dos días después de ser inicialmente detectados, con lo que se podrán predecir cuando uno de estos fenómenos se acerque a la Tierra.

La NASA asegura que las CME son fáciles de ver al salir el Sol, pero la visibilidad se reduce rapidamente porque las nubes expanden al vacío. Cuando una CME cruza la órbita de Venus, que es un millón de veces menos brillante que la superficie de la Luna llena, se van haciendo menos visibles. Al llegar a la Tierra se vuelven casi transparentes, por lo que son imperceptibles.

“Hasta hace poco, la nave podía ver las CME hasta que estaban cerca del Sol. Mediante el cálculo de su velocidad estimábamos cuánto tardarían en llegar a la Tierra. La capacidad de seguir una nube continuamente desde el Sol hasta la Tierra, es una gran mejora. En el pasado en todas las predicciones existía una incertidumbre de una a cuatro horas, las animaciones que hemos visto hoy, podría reducir significativamente los márgenes de error”, dijo Alysha Reinard del Centro de Predicciones del Clima Espacial (NOOA).

La existencia de las tormentas solares está documentada pero los científicos siguen indagando cómo detectarlas antes de que se formen para poder evitar sus consecuencias, ya que además de las comunicaciones estas eyecciones son peligrosas para los astronautas en el espacio y pueden provocar apagones eléctricos en la Tierra.

Las CME son nubes de millones de toneladas de plasma solar, lanzado por las explosiones de las erupciones solares. Al barrer el pasado de nuestro planeta pueden provocar auroras, tormentas de radiación y en casos extremos, los cortes de energía. El seguimiento de estas nubes y la predicción de su llegada es una parte importante de la predicción del clima espacial.

STEREO es una de las dos naves espaciales lanzadas en 2006 para observar la actividad solar, la otra es el Observatorio Solar y Heliosférico (SOHO), misiones en colaboración con la Agencia Espacial Europea (ESA).

Fuente: El Universal

0

Preparándose para la próxima gran tormenta solar

En septiembre de 1859, durante la víspera de un ciclo solar que resultaría ser de intensidad inferior al promedio1, el Sol desató una de las tormentas solares más poderosas de los últimos siglos. La erupción solar subyacente fue tan inusual que los investigadores aún no están seguros sobre cómo clasificarla. El estallido bombardeó la Tierra con los protones más energéticos de la última mitad del milenio, indujo corrientes eléctricas que incendiaron oficinas de telégrafos y desencadenó auroras boreales sobre Cuba y Hawái.

Esta semana, las autoridades se reunieron en el Club Nacional de Prensa, en Washington DC, para hacerse una simple pregunta: ¿Y si esto ocurre de nuevo?

“En la actualidad, una tormenta como esa podría darnos una buena sacudida”, dice Lika Guhathakurta, quien trabaja en física solar en la base de operaciones de la NASA. “La sociedad moderna depende de sistemas de alta tecnología como las redes eléctricas inteligentes, el Sistema de Posicionamiento Global (GPS, por su sigla en idioma inglés), y las comunicaciones satelitales. Todos estos sistemas son vulnerables a las tormentas solares”.

Lika Guhathakurta y más de cien personas se reunirán en el Foro Empresarial sobre el Tiempo en el Espacio (Space Weather Enterprise Forum o SWEF, en idioma inglés). El propósito del SWEF es crear conciencia respecto de las condiciones climáticas en el espacio y de sus efectos sobre la sociedad; el SWEF busca concientizar en especial a las autoridades encargadas de decretar planes de acción y a los cuerpos de emergencia. Quienes asisten al foro provienen de diversas organizaciones, como el Congreso de Estados Unidos, la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, por su sigla en idioma inglés), compañías de energía eléctrica, las Naciones Unidas, la NASA y la Administración Nacional Océanica y Atmosférica (NOAA, por su sigla en idioma inglés), entre otras.

A mediados del año 2011, el Sol se encuentra una vez más en la víspera de un ciclo solar de intensidad inferior a la usual, al menos eso es lo que afirman los pronosticadores. El “Evento Carrington”, que tuvo lugar en 1859 y que recibe dicho nombre en honor del astrónomo Richard Carrington, quien presenció la erupción solar que lo causó, nos recuerda que pueden ocurrir tormentas muy fuertes incluso cuando el Sol está pasando por un ciclo nominalmente débil.

En 1859, las consecuencias más graves fueron un día o dos sin mensajes telegráficos y muchos perplejos observadores del cielo en islas tropicales.

Pero en el año 2011, la situación sería mucho más grave. La avalancha de apagones, propagada a través de los continentes por las líneas de energía eléctrica de larga distancia, podría durar semanas o incluso meses, el tiempo que necesitan los ingenieros para reparar los transformadores dañados. Los barcos y los aviones ya no podrían confiar en sus aparatos GPS para la navegación. Las redes bancarias y financieras podrían dejar de funcionar, trastornando de este modo al comercio de una manera que es exclusiva de la Era de la Información. Según un informe del año 2008, publicado por la Academia Nacional de Ciencias, una poderosa tormenta solar, como las que ocurren una vez al siglo, podría tener el mismo impacto económico que 20 huracanes Katrina.

Mientras las autoridades se reúnen para conocer más sobre esta amenaza, los investigadores de la NASA, quienes se encuentran a algunos kilómetros de distancia, ya están haciendo algo al respecto:

“Ya es posible rastrear el progreso de las tormentas solares en 3 dimensiones, conforme se acercan a la Tierra”, dice Michael Hesse, quien es director del Laboratorio del Tiempo en el Espacio, en el Centro Goddard para Vuelos Espaciales, y quien dará una conferencia en el foro. “Esto hace posible desplegar alertas accionables por el tiempo en el espacio, las cuales podrían proteger las redes de energía eléctrica y otros dipositivos de alta tecnología durante los períodos de actividad solar extrema”.

Ellos logran hacer esto utilizando los datos recolectados por la flota de naves espaciales que la NASA tiene en órbita alrededor del Sol. Los analistas del laboratorio proporcionan la información a un grupo de supercomputadoras que se encarga de procesarla. Unas cuantas horas después de una erupción de gran magnitud, las computadoras producen una película tridimensional que muestra hacia dónde se dirige la tormenta y qué planetas y naves espaciales serán golpeadas; además dicha película predice cuándo ocurrirá cada impacto. Este tipo de predicción de las condiciones del tiempo interplanetario no tiene precedentes en la corta historia de los pronósticos del tiempo en el espacio.

“Este es un momento muy emocionante para trabajar como pronosticador del tiempo en el espacio”, dice Antti Pulkkinen, quien es investigador del Laboratorio del Tiempo en el Espacio. “La aparición de modelos de las condiciones climáticas espaciales basados en la física seria nos está brindando la capacidad de predecir si ocurrirá un evento mayor”.

Algunos de los modelos realizados por computadora son tan sofisticados que pueden incluso predecir las corrientas eléctricas que fluyen en el suelo de la Tierra cuando nos golpea una tormenta solar. Estas corrientes son las más dañinas para los transformadores eléctricos. El proyecto experimental denominado “Escudo Solar”, el cual está dirigido por Pulkkinen, tiene como objetivo ubicar los transformadores que poseen la mayor probabilidad de fallar durante una tormenta.

“Desconectar un transformador específico durante unas pocas horas puede prevenir semanas de apagones regionales”, dice Pulkkinen.

Otro conferencista del SWEF, John Allen, del Directorio de Misiones y Operaciones Espaciales de la NASA, menciona que aunque cualquier persona puede verse afectada por las condiciones del tiempo en el espacio, nadie se encuentra en mayor peligro que los astronautas.

“Los astronautas están expuestos rutinariamente a cuatro veces más radiación que quienes trabajan con radiación industrial en la Tierra”, dice. “Es un riesgo ocupacional muy serio”.

La NASA vigila cuidadosamente las dosis de radiación acumuladas por cada astronauta a lo largo de su carrera. Todo lanzamiento, toda caminata espacial y toda erupción solar se toman en cuenta minuciosamente. Si un astronauta se acerca demasiado al límite, ¡es posible que no se le permita salir de la estación espacial! Las alertas precisas sobre las condiciones del tiempo en el espacio podrían mantener bajo control la exposición a la radiación —posponiendo caminatas espaciales, por ejemplo, cuando existen probabilidades de que se produzca alguna erupción.

En su ponencia en el foro, Allen propuso instaurar un nuevo tipo de pronóstico. “Podrían ser útiles alertas de Todo Despejado. Además de saber cuándo es demasiado peligroso para salir, nos gustaría saber también cuándo es seguro hacerlo. Este es otro reto para los pronosticadores: no solamente decirnos cuándo hará erupción una mancha solar, sino también cuándo no la hará.

La misión educativa del SWEF es clave para impulsar la preparación ante las tormentas solares. Como Lika Guhathakurta y su colega Dan Bake, de la Universidad de Colorado, se preguntaron en una nota editorial de The New York Times, con fecha 17 de junio: “¿De qué sirven las alertas relacionadas con las condiciones del tiempo en el espacio si las personas no las entienden ni saben cómo reaccionar ante ellas?”

Mediante la difusión, el SWEF hará mucho bien.

Fuente: NASA

Documental History Channel: